Las Plataformas Inteligentes de Mantenimiento (PIM) — o IMMP, del inglés Intelligent Maintenance Management Platform — son la última tecnología disponible para los gestores de mantenimiento.

 

Como su propio nombre indica, estas plataformas combinan la gestión del mantenimiento con la inteligencia artificial (IA) para recoger los datos de los equipos y convertirlos en información valiosa. En cuanto a por qué se llaman plataformas en lugar de software de mantenimiento, es porque se integran con otras herramientas e incluso con hardware, convirtiéndose en un sistema de mantenimiento vivo y vibrante en lugar de una burbuja estática.

 

Pero antes de adelantarnos, debemos entender cómo surgieron las plataformas inteligentes de gestión del mantenimiento. Viajaremos hacia atrás en la memoria para entender cómo ha evolucionado el mantenimiento a lo largo de los años, exploraremos cómo las PIM son una respuesta a una nueva era y explicaremos sus beneficios. ¡Nos alegramos de tenerte con nosotros!

 

Las lecciones de la historia

 

Podríamos imaginar que el mantenimiento industrial comenzó con la Revolución Industrial. Pero nos equivocaríamos. En aquella época, el mantenimiento era prácticamente inexistente. No, ¡ni siquiera el mantenimiento correctivo! La mentalidad era más bien la de «usarlo hasta que se rompa» y sustituirlo al final. Por otra parte, aquellos eran tiempos más sencillos, sin los ajustados plazos ni los calendarios de hoy en día.

 

Las cosas empezaron a cambiar a principios del siglo XX. La cadena de montaje de Henry Ford surgió en 1913. En los años 30, durante la Gran Depresión, surgió la necesidad de reparar en lugar de sustituir. En los años 30 y 40, algunas piezas eran sustituidas en determinados intervalos de tiempo, ya fuera necesario o no, creando por primera vez una especie de mantenimiento basado en el tiempo.

 

El punto de inflexión fue la Segunda Guerra Mundial. El ejército estadounidense llegó a emplear a los técnicos de grandes fabricantes para realizar el mantenimiento de aviones y vehículos en plena guerra. Poco después, la competitiva economía de consumo de los años de la posguerra también empezó a reconocer el valor del mantenimiento para hacer frente a las crecientes demandas. Pero, hasta los años 80, seguía siendo principalmente «trabajar hasta que se averíe» y, por supuesto, se usaba papel y boli.

 

A partir de los años 80, las empresas empezaron a desarrollar una «intolerancia hacia el downtime”. Se realizaron esfuerzos importantes para conseguir más fiabilidad, calidad y seguridad, lo que allanó el terreno para el mantenimiento centrado en la fiabilidad. Al mismo tiempo, en Occidente crecía el interés por el milagro económico japonés de las décadas anteriores, que se atribuía, entre otras cosas, a la fabricación lean.

 

En ese momento y hasta la década de 2000, los gestores de mantenimiento empezaron a depender en gran medida de las hojas de Excel. La historia de amor con el mantenimiento correctivo se acabó, y lo que siguió fue un matrimonio duradero y feliz con el mantenimiento preventivo. La competitividad exigía un mayor control y menos downtime, y se publicaron nuevas ISO. La famosa ISO 9000 data de 1987.

 

Después, el Excel fue sustituido poco a poco por la Gestión de Mantenimiento Asistido por Ordenador (afortunadamente abreviada como GMAO). Sin duda, fue una mejora y permitió a las empresas seguir más datos para controlar sus operaciones. Sin embargo, con el inicio de la Industria 4.0, esta tecnología empezó a resultar algo escasa. Y así nacieron los sistemas y Plataformas Inteligentes de Mantenimiento (PIM).

GMAO vs. PIM, o Sistemas de Registros vs. Sistemas de Inteligencia

 

Como todas las tecnologías anteriores, las plataformas inteligentes surgieron de la necesidad. La expresión «Industria 4.0» se acuñó en 2011, y es una amplia referencia a la innegable tendencia de automatización e intercambio de datos. Gracias a Internet de las cosas (IoT) y a la computación en la nube, empezamos a rastrear muchos más datos que antes – tanto que no siempre sabemos qué hacer con ellos.

 

El análisis y la extracción de conjuntos de datos que son demasiado complejos para un software habitual – los «Big Data», como se les conoce coloquialmente – maduró como campo a lo largo de la década de 2010. Obviamente, todavía hay mucho territorio inexplorado. Sin embargo, de forma lenta pero segura, hemos hecho algunos progresos. Por primera vez, el software toma los datos, los procesa y los convierte en información procesable.

 

No nos malinterpretes. Cuando aparecieron las GMAO, fue una revolución. Almacenaban datos, lo que facilitaba anotar los registros y el historial de activos, aún siendo las GMAO basadas en Microsoft Access de principios de los 90 increíblemente difíciles de actualizar. Hacia el final de la década, se pasó a los servidores locales y, a principios de los años 00, a las versiones alojadas en el navegador.

 

Finalmente, en la década de 2010, los GMAO basados en la nube se hicieron más frecuentes. Se trataba de una solución más adecuada y más “móvil” para el mundo moderno. Además, la mayoría generaba informes automáticamente, lo que permitía a los responsables de mantenimiento tomar decisiones basadas en datos. Sin embargo, al fin y al cabo, no eran mucho más que un sistema de registros. En el fondo, nunca dejaron de ser una base de datos.

 

Las PIM van un paso por delante porque van más allá del registro de datos; los convierten en sugerencias inteligentes. La Inteligencia Artificial (IA) es útil para automatizar tareas y flujos de trabajo, encontrar patrones y llamar la atención sobre cosas de las que, de otro modo, no te habrías dado cuenta. Tus aportaciones siguen siendo muy necesarias, pero la IA aprende de ellas y se vuelve más y más precisa con los datos que le das.

⚙️ Descubre más sobre la Plataforma Inteligente de Mantenimiento de Infraspeak.

 

Además, con el auge de IoT en los últimos años, los gestores necesitan un sistema que realmente sea, bueno, un sistema. ¿Por qué el mantenimiento o la gestión de activos debe ser un sistema aislado dentro de tu operación? ¿No será eso contario a la intuición y contraproducente? Cualquier software de mantenimiento debe integrarse con otras herramientas, por lo que nos gusta decir que las plataformas son similares a un «ecosistema».

 

Cuando se tienen en cuenta estos dos factores – el procesamiento de datos y la conectividad –  queda claro que las PIM surgen como la forma en que el mantenimiento avanza hacia el Mantenimiento 4.0 y responde a los desafíos a corto y medio plazo.

 

¿Quién puede utilizar una Plataforma Inteligente de Mantenimiento?

En general, cualquier empresa cuya operación haya mejorado con una GMAO o una Gestión de Activos Empresariales (EAM) también puede beneficiarse de una PIM. Eso incluye a las que tienen grandes infraestructuras, como fábricas, plantas, edificios de oficinas, hoteles, cadenas de tiendas, centros comerciales y hospitales. Las sugerencias inteligentes y las integraciones mejoran el control y eliminan los «puntos débiles» de los gestores.

 

Las PIM también son útiles para la asistencia técnica, es decir, para los proveedores terceros con una amplia cartera de activos repartidos en diferentes lugares.  En este caso, las aplicaciones móviles son especialmente útiles para conectar a los equipos en el campo, dar a los técnicos acceso a todos los datos de apoyo y documentos que necesitan, e incluso controlar la ubicación mediante coordenadas GPS.

Para asegurarte de que una PIM sería adecuada para ti, contesta a estas preguntas: 

  • ¿Eres responsable de grandes instalaciones o infraestructuras?
  • ¿Necesitas cumplir normas de calidad, seguridad e higiene?
  • ¿Tienes problemas para cumplir todos los acuerdos de nivel de servicio acordados?
  • ¿Crees que es difícil tomar decisiones basadas en datos?
  • ¿Diriges a un gran equipo de campo que necesita actuar con rapidez las 24 horas del día?

 

Si has respondido «sí» a alguna de estas preguntas, debes seguir adelante y aprender más sobre las PIM. Por otro lado, si no tienes problemas para gestionar tus activos, cumplir con las normativas o comunicarte con tu equipo, tal vez ya hayas encontrado algo que te conviene.

Ventajas de una Plataforma Inteligente de Mantenimiento

 

No hay dos operaciones iguales. En otras palabras, los beneficios que obtendrás de cualquier sistema de mantenimiento varían en función de los retos a los que te enfrentas. Lo bueno es que, a diferencia de la GMAO, las PIM reconocen esto. En lugar de «una solución única para todo», tendrás una plataforma flexible que puede adoptar cualquier forma que necesites.  Por eso no tenemos dudas en decir que todo el mundo disfrutará de estas seis ventajas:

 

Ahorro de tiempo

 

Podría decirse que una de las mayores ventajas es el ahorro de tiempo. Una vez que la IA automatiza los flujos de trabajo, dedicarás mucho menos tiempo a planificar los programas de mantenimiento. Además, los gestores sólo tienen que validar las sugerencias inteligentes (como proveedores, material o activos específicos para determinadas averías) para poner todo en marcha e iniciar las reparaciones. Si tienes curiosidad por saber cómo funciona, echa un vistazo a nuestro Infraspeak Gear™.

 

Se adapta a tus operaciones

 

Ya lo hemos mencionado antes. A diferencia de la GMAO normal, las PIM pueden integrar diferentes aplicaciones nativas, otras herramientas o software y hardware. Esto significa que puedes elegir las características que mejor se adaptan a tus operaciones, y finalmente integrar el mantenimiento y la gestión de instalaciones con toda la operación. Además, cuanto más integres, más datos recogerás para que el sistema los procese.

 

Mejora el control

 

Cuando estás ocupado navegando por todos los datos y vigilando dos o tres tableros diferentes, lo más probable es que te pierdas algo. Por eso, la mayor conectividad y automatización de la PIM proporciona más control sobre las operaciones. Puedes supervisar los horarios, saber dónde están los miembros de tu equipo, ordenar las tareas, asignar tareas y proveedores, gestioner costes, etc., todo en un solo lugar.

 

Evita los incumplimientos

 

Relacionado también con la mejora del control, una PIM facilita el seguimiento de las normas, regulaciones y Acuerdos de Nivel de Servicio. La plataforma te notificará cuando se acerque una fecha límite y proporcionará alertas inteligentes cuando no haya un plan asignado a un activo. Si estás luchando por cumplir las normas y evitar el incumplimiento, una PIM te hará sentir que estás operando a lo grande.

 

Establece prioridades

 

Los responsables de mantenimiento se debaten entre el coste y el riesgo: realizar un mantenimiento preventivo o esperar a que se produzca un fallo, si reparar o sustituir, en qué invertir. Pero cuando los sistemas de mantenimiento inteligentes se convierten en la única fuente de información y datos, es más fácil hacer un seguimiento de la criticidad y de las condiciones en tiempo real, lo que conduce a una priorización continua basada en los costes.

 

Facilita el mantenimiento predictivo

 

El mantenimiento predictivo y el basado en la condición están en el centro de la Industria 4.0 y lean, pero solo son eficientes si el equipo está conectado a un sistema central. De lo contrario, los técnicos pasarán demasiado tiempo supervisando los equipos y registrando datos, y eso es lo contrario de lo que buscamos. La flexibilidad de las PIM, combinada con las sugerencias inteligentes, es un paso adelante.

 

Entonces, ¿deberías arriesgarte con una Plataforma Inteligente de Mantenimiento?

 

La historia del mantenimiento tiene una conclusión clara: la importancia del mantenimiento aumentó con cada revolución industrial. Cada vez que las empresas sintieron que debían mejorar su servicio, el mantenimiento estuvo a la altura del desafío.

 

En el competitivo mundo de hoy, con la exigencia de un control aún mayor de los tiempos de producción y una mayor presión para obtener retorno de la inversión, los responsables de mantenimiento se ven metidos en un rompecabezas para lograr un downtime casi nulo. Y, como siempre, el progreso requiere innovación, tecnología ingeniosa y ganas de asumir riesgos.

 

Una Plataforma Inteligente de Mantenimiento ofrece a los gestores la posibilidad de hacer más con prácticamente lo mismo. La automatización y las sugerencias inteligentes hacen posible estar «en todas partes a la vez», mientras que la recopilación de datos, la conectividad y los sistemas centralizados permiten mejorar el control de los equipos, los equipos de mantenimiento y los costes.

 

¿Quieres saber más sobre Infraspeak?