El mantenimiento basado en la condición (CBM – del inglés “condition-based maintenance”) es una estrategia de mantenimiento proactivo que se centra en monitorizar la condición de los activos en tiempo real para optimizar las actividades de mantenimiento.

Al aprovechar los datos y los análisis, el CBM permite a las organizaciones tomar decisiones informadas sobre cuándo realizar el mantenimiento, lo que mejora la fiabilidad, reduce los costes y mejora el rendimiento de los activos.

Los 3 pasos del mantenimiento basado en la condición

Un proceso de CBM implica 3 pasos clave:

  1. Identificación de activos críticos y parámetros a monitorizar: Identifica los activos que tienen un impacto significativo en las operaciones y determina los parámetros clave que necesitan ser monitorizados para evaluar su condición de manera efectiva.
  2. Recogida, análisis e interpretación de datos: Utiliza técnicas de monitorización de la condición como la monitorización basada en sensores, el análisis de vibraciones, el análisis del aceite y la termografía para recopilar datos sobre la condición de los activos. Analiza e interpreta estos datos para identificar patrones, anomalías o problemas potenciales.
  3. Toma de decisiones y acciones basadas en la evaluación de la condición: Basándote en el análisis de los datos recogidos, toma decisiones informadas sobre las acciones de mantenimiento. Esto puede incluir la programación de tareas de mantenimiento, la realización de reparaciones o la solicitud de piezas de repuesto.

Diferencia entre el mantenimiento basado en la condición y el predictivo

Aunque el CBM y el mantenimiento predictivo comparten objetivos similares, existen diferencias claras entre ambos enfoques:

Análisis de datos y acciones de mantenimiento

El CBM se centra en la supervisión de parámetros específicos y pone en marcha acciones de mantenimiento basadas en evaluaciones de la condición. El mantenimiento predictivo, por su parte, se basa en algoritmos predictivos y patrones del historial de datos para prever fallos y programar el mantenimiento.

El CBM ofrece la ventaja de la detección precoz de fallos potenciales, lo que permite realizar el mantenimiento a tiempo y reducir el downtime. El mantenimiento predictivo, por su parte, puede proporcionar alertas más avanzadas y puede ser más adecuado para sistemas complejos. Ambos enfoques tienen sus puntos fuertes y sus limitaciones, y la elección depende de las necesidades y características específicas de los activos monitorizados.

Ejemplos de mantenimiento basado en la condición

Monitorización de sistemas de climatización

En edificios comerciales, los sistemas de climatización son cruciales para mantener un ambiente interior confortable. Se puede implementar un programa de mantenimiento basado en la condición para garantizar un rendimiento óptimo y la eficiencia energética. Se emplean sensores y técnicas de análisis de datos para monitorizar la condición de los equipos de climatización.

Por ejemplo, pueden instalarse sensores de temperatura y humedad en varios puntos del sistema para recoger datos en tiempo real. Estos datos se analizan a continuación para identificar cualquier desviación de los valores de referencia deseados o tendencias anómalas. Además, se pueden utilizar sensores de flujo de aire para controlar el volumen de aire y garantizar una ventilación adecuada.

En función de los resultados del análisis, pueden programarse acciones de mantenimiento. Por ejemplo, si el análisis revela una disminución de la capacidad de refrigeración o una reducción del flujo de aire, puede indicar problemas como filtros obstruidos, fugas de refrigerante o problemas en el motor del ventilador. Con la ayuda de una plataforma inteligente de mantenimiento, se generan alertas de mantenimiento cuando los datos analizados superan umbrales predeterminados, lo que induce a los técnicos a realizar tareas de mantenimiento específicas como sustitución de filtros, limpieza de bobinas o recarga de refrigerante.

Mantenimiento de ascensores

Los ascensores son componentes críticos de los edificios de varias plantas, y su funcionamiento fiable es esencial para el buen funcionamiento de las instalaciones. El mantenimiento basado en la condición puede aplicarse a los ascensores mediante diversas técnicas de monitorización.

Por ejemplo, los sistemas de ascensores pueden equiparse con sensores para controlar parámetros como la corriente del motor, el funcionamiento de las puertas, el tiempo de recorrido y las vibraciones. Si el análisis revela desviaciones de las condiciones normales de funcionamiento, se generan alertas de mantenimiento. Por ejemplo, el aumento de la corriente del motor o los niveles anormales de vibración pueden indicar desgaste mecánico o desalineación.

Del mismo modo, problemas con el funcionamiento de la puerta o tiempos de recorrido prolongados pueden sugerir problemas con sensores, controles o componentes mecánicos.

Los técnicos de mantenimiento reciben estas alertas y pueden tomar las medidas adecuadas en función de su gravedad. Pueden programar actividades de mantenimiento como la lubricación, el ajuste de componentes mecánicos o la sustitución de piezas desgastadas. Al implementar el CBM para el mantenimiento de los ascensores, el edificio puede mejorar la fiabilidad de los ascensores, reducir el downtime debido a averías inesperadas y mejorar la seguridad de los pasajeros.

Técnicas de monitorización del mantenimiento basado en la condición

El mantenimiento basado en la condición se basa en diversas técnicas de monitorización para evaluar la condición de los activos y determinar cuándo se requieren acciones de mantenimiento. Estas son algunas de las técnicas de monitorización CBM más utilizadas:

  1. Análisis de vibraciones: Los sensores de vibración se utilizan para controlar las vibraciones producidas por la maquinaria rotativa, como motores, bombas y turbinas. Los cambios en los patrones de vibración pueden indicar desalineación, desgaste de los rodamientos u otros problemas mecánicos.
  2. Imágenes térmicas: Las cámaras de infrarrojos se emplean para captar imágenes térmicas de los equipos y detectar patrones de temperatura anómalos. Los puntos de calor o las variaciones de temperatura pueden indicar sobrecalentamiento, fallos eléctricos o degradación del aislamiento.
  3. Análisis de aceite: El análisis periódico de muestras de aceite lubricante puede proporcionar información sobre el estado de componentes como rodamientos, engranajes y motores. El análisis del aceite puede detectar contaminantes, degradación o partículas de desgaste anormales, lo que indica posibles fallos del equipo.
  4. Pruebas ultrasónicas: Los sensores ultrasónicos detectan ondas sonoras de alta frecuencia emitidas por los equipos. Esta técnica puede identificar fugas, descargas eléctricas o problemas mecánicos como defectos en los rodamientos o mal funcionamiento de las válvulas.
  5. Pruebas de emisión acústica: Los sensores de emisión acústica detectan microfisuras inducidas por la tensión y la liberación de energía dentro de estructuras o equipos. Esta técnica es útil para evaluar la integridad de recipientes a presión, tuberías y otros activos críticos.
  6. Análisis de firma eléctrica: Mediante el análisis de señales eléctricas y formas de onda, el análisis de firma eléctrica puede identificar anomalías en motores, generadores y otros equipos eléctricos. Puede detectar problemas como desequilibrios, problemas de aislamiento o defectos en las barras del rotor.

Ventajas y requisitos del mantenimiento basado en la condición

Ahorro de costes: Al realizar las tareas de mantenimiento en función del estado de los activos y no de programas predeterminados, las organizaciones pueden evitar el mantenimiento innecesario, reducir costes y ampliar los ciclos de vida de los activos.

Mejora de la fiabilidad de los activos: La detección temprana de fallos potenciales y las acciones de mantenimiento oportunas garantizan una alta fiabilidad de los activos, minimizan el tiempo de parada y mejoran la eficiencia operativa.

Recogida y análisis de datos: Un CBM eficaz depende de una recopilación de datos precisa y oportuna, lo que puede requerir invertir en equipos de monitorización y garantizar unas capacidades de análisis de datos adecuadas.

Complejidad de la implementación: La introducción del CBM en una organización requiere una estrategia global, la selección de la tecnología adecuada y la formación apropiada del personal de mantenimiento.

Establecer un programa de mantenimiento basado en la condición

El establecimiento de un programa de CBM implica varios pasos para garantizar el éxito de su implementación:

  1. Definir objetivos: Define claramente los objetivos que deseas alcanzar con tu programa de CBM. Estos objetivos podrían incluir la reducción del downtime, la reducción de los costes de mantenimiento, la optimización del rendimiento de los activos o el aumento de la vida útil de los equipos.
  2. Identificar los activos críticos: Identifica los activos que son críticos para tus operaciones y que más se beneficiarían de un enfoque CBM. Podría tratarse de equipos, maquinaria o sistemas que tienen un impacto significativo en la productividad o la seguridad.
  3. Seleccionar los sensores adecuados: Determina el tipo de sensores necesarios para recopilar datos de tus activos críticos. Elige sensores que proporcionen información relevante para detectar posibles fallos o desviaciones de rendimiento.
  4. Definir el plan de recogida de datos: Establece un plan de recogida de datos de los sensores seleccionados. Este plan debe describir la frecuencia y duración de la recopilación de datos, así como los métodos para transferir y almacenar los datos. Considera el uso de tecnologías como dispositivos IoT (Internet de las cosas) o registradores de datos para la recopilación de datos automatizada y remota.
  5. Establecer bases de referencia: Recopila datos históricos y establece bases de referencia para las condiciones normales de funcionamiento y los parámetros de rendimiento de tus activos críticos. Estas bases servirán como referencias de comparación al analizar los datos en tiempo real para identificar anomalías o posibles fallos.
  6. Establecer umbrales y alarmas: Determina los umbrales o límites de varios parámetros más allá de los cuales el rendimiento del equipo se considera anormal o el fallo es inminente. Cuando los datos recogidos de los sensores traspasan estos umbrales, deben activarse alarmas o notificaciones para iniciar acciones de mantenimiento.
  7. Implementar técnicas de análisis de datos: Aplica técnicas adecuadas de análisis de datos a los datos recopilados para identificar patrones, tendencias y anomalías. Esto puede implicar análisis estadísticos, algoritmos de aprendizaje automático u otros métodos de diagnóstico para detectar signos tempranos de degradación o fallo del equipo.
  8. Desarrollar estrategias de mantenimiento: Basándote en los resultados del análisis, desarrolla estrategias de mantenimiento para cada activo. Esto puede incluir la programación de tareas de mantenimiento preventivo, inspecciones basadas en la condición o la sustitución de componentes en función de indicadores predictivos.
  9. Integrar con el sistema de gestión del mantenimiento: Integra el programa CBM con tu sistema de gestión de mantenimiento ya existente o crea uno nuevo si es necesario. Esta integración garantiza que los datos de los sensores y los resultados de los análisis se utilicen eficazmente para planificar, programar y ejecutar las actividades de mantenimiento.
  10. Mejorar continuamente: Revisa y evalúa periódicamente el rendimiento de tu programa CBM. Identifica áreas de mejora, como el perfeccionamiento de los métodos de recogida de datos, el ajuste de los umbrales o la mejora de las técnicas de análisis de datos. Implementa estas mejoras para optimizar la eficacia del programa CBM.

Plataformas inteligentes de mantenimiento y el mantenimiento basado en la condición

El mantenimiento basado en la condición ofrece, como vemos, importantes ventajas para optimizar las estrategias de mantenimiento y mejorar el rendimiento de los activos.

Las plataformas inteligentes de mantenimiento, como Infraspeak, pueden desempeñar un papel crucial a la hora de facilitar y mejorar la implementación de estas estrategias, mediante:

Recogida de datos y monitorización

Las plataformas inteligentes de mantenimiento permiten recopilar datos sin problemas de diversos sensores, dispositivos y sistemas. Recopilan datos en tiempo real sobre las condiciones de los equipos, las métricas de rendimiento y los factores ambientales.

Almacenamiento y análisis de datos centralizados

Una PIM almacena y gestiona los datos recopilados de forma centralizada, facilitando el acceso a los mismos para su análisis. Emplea técnicas de análisis avanzadas, incluidos algoritmos de aprendizaje automático, para analizar los datos y detectar patrones, tendencias, anomalías y potenciales indicadores de fallos.

Planificación y programación del mantenimiento

Las plataformas inteligentes de mantenimiento apoyan la planificación eficaz del mantenimiento mediante la integración de los resultados del análisis CBM con las funcionalidades de gestión del mantenimiento. Proporcionan herramientas automatizadas para generar alertas de mantenimiento, órdenes de trabajo y notificaciones basadas en las necesidades de mantenimiento identificadas.

Esto agiliza el proceso de planificación y programación, garantizando que las actividades de mantenimiento se realicen en el momento y con los recursos adecuados.

Dashboards y visualización de monitorización de la condición

Infraspeak ofrece dashboards intuitivos que presentan los datos de monitorización de la condición y los resultados de los análisis de forma clara y fácilmente comprensible. Los equipos de mantenimiento pueden monitorizar el estado de los activos, realizar un seguimiento de las tendencias de rendimiento y ver actualizaciones de estado en tiempo real.

Recursos móviles y gestión de servicios de campo

Las plataformas inteligentes de mantenimiento suelen ofrecer aplicaciones o interfaces móviles que permiten a los técnicos acceder a la información y actualizarla sobre el terreno. Esto incluye recibir notificaciones en tiempo real, acceder a órdenes de trabajo, documentar actividades de mantenimiento y capturar datos de activos.

Historial de datos y análisis del rendimiento

Al almacenar el historial de datos de mantenimiento y los registros de rendimiento de los activos, las plataformas inteligentes de mantenimiento permiten un análisis en profundidad de la fiabilidad de los activos, los patrones de downtime y la eficacia del mantenimiento. Este análisis del historial ayuda a identificar las áreas de mejora continua, la optimización de las estrategias de mantenimiento y las decisiones de gestión de activos a largo plazo.