Lo que los gerentes de mantenimiento más quieren es tener activos que funcionan 100% del tiempo y sin registro de averías. En realidad, es imposible prevenir o prever todas las averías – pero centralizar todas las tareas y definir un plan de mantenimiento preventivo cuidado nos deja un paso (o varios pasos) más cerca.

 

Cuando las empresas adoptan un comportamiento reactivo (es decir, actúan solo después de las averías), están operando entre 10% a 40% de sus capacidades. Se calcula que 50% del tiempo se destina a reparaciones de emergencia, que son 3-5 veces más caras. No queremos anunciar el apocalipsis, pero estos números no son, del todo, ideales.

 

Hacer una transición hacia una actitud preventiva exige un cambio de hábitos profundo. El mantenimiento correctivo debe complementar el mantenimiento preventivo y predictivo y aquí es donde entra la necesidad de crear un plan de mantenimiento exhaustivo al principio de cada año. Afortunadamente para usted, hemos dividido esa tarea en 5 pasos fáciles de seguir.

 

1. Definir objetivos

Cuando hablamos de un plan, se supone que ese plan se concibe para cumplir determinados objetivos. Por lo tanto, el primer paso para crear un plan de mantenimiento preventivo es definir las metas que quiere alcanzar.

 

¿Cuál es su objetivo principal con este plan de mantenimiento? ¿Reducir el downtime, aumentar la confiabilidad de los activos, reducir los costes o aumentar el cumplimiento del mantenimiento preventivo? Estos deben ser los principios orientadores del nuevo plan de mantenimiento preventivo para que sea realmente útil y eficaz. 

 

Piense también en lo que ha fallado a la hora de alcanzar esos objetivos; ¿es la poca comunicación entre los técnicos? ¿Es olvidarse de los plazos que cumplir? ¿Las existencias inadecuadas de piezas cuando ocurre una avería? ¿El GMAO (software de gestión de mantenimiento asistido por ordernador) actual es insuficiente? Comprender estos fallos es importante para entender cómo es que su equipo puede implementar el plan que está delineando. No basta con anotar sus sueños en una hoja de Excel.

 

2. Hacer un inventario de activos

Es verdad que hemos dicho que podría crear un plan de mantenimiento preventivo en 5 pasos, pero nadie le ha prometido que sería inmediato. Una de las fases más dilatadas de todo este proceso es hacer el mapeo de los activos, divididos por familias de equipos. Recomendamos que lo haga directamente en su GMAO, ya que esto le permitirá asociarlos con su localización, con los técnicos responsables, con las recomendaciones del fabricante, garantías y normas de calidad que hay que cumplir.

 

Una vez más, hacemos esta recomendación para que le sea más fácil implementar su plan. Después de introducir los activos, puede utilizar el GMAO para asociar tareas con el activo correspondiente, generar órdenes de trabajo automáticos con determinada frecuencia o enviar notificaciones automáticas a los técnicos, como veremos en el ejemplo a continuación.

 

Ejemplo 1 – Plan de Mantenimiento Preventivo (PMP) para un equipo de climatización

Nombre del Edificio: Edificio 8

Año del PMP: 2019

Familia de Equipos: AVAC Rooftop 

Activo: aire acondicionado rooftop bar 

 

Lista de Tareas Planeadas:

Cada 12 Meses

Inspección – Detección y corrección de puntos de fuga de gas

Limpieza – Limpieza General

Cada mes

Inspección – Registro de datos

Inspección – Servicio de Inspección Gases Fluorados

 

3. Establecer prioridades


Ahora que ya tiene todos sus activos organizados en el software, ha llegado la hora de pasar a la próxima etapa. Su tiempo, su equipo y sus recursos son valiosos – y limitados. Así que necesita establecer prioridades claras. ¿Cuáles son los equipos que no pueden dejar de funcionar? ¿Cuáles fueron, en el pasado, los mantenimientos correctivos más onerosos para el negocio?

 

Hay averías que debe evitar a toda costa, ya que trastornan el funcionamiento normal del negocio y provocan daños elevados e innecesarios. También debe tener en cuenta la evaluación del riesgo, porque hay activos que pueden estar poniendo en peligro la seguridad de su equipo técnico, de sus clientes, de sus trabajadores e incluso de la comunidad. Después, organice el calendario de mantenimiento preventivo con base en esa orden de prioridades.

 

4. Crear KPIs para el plan de mantenimiento preventivo

Volvamos al punto 1 de nuestro plan de mantenimiento: definir objetivos. Si ha definido objetivos, ahora tiene que saber si los ha alcanzado. Ningún plan de mantenimiento preventivo está completo sin definir los indicadores de desempeño (KPIs) apropiados para medir su eficacia. Planee desde el primer momento cuáles son los mejores indicadores para valorar la evolución, qué datos va a utilizar para medirlos y cómo va a recoger esos datos.

 

Algunos de los indicadores más comunes son el porcentaje de mantenimiento preventivo, el índice de cumplimiento del mantenimiento preventivo, la eficacia general del equipo, el porcentaje crítico de mantenimiento programado y el tiempo medio entre averías. Si su equipo cumple siempre con la introducción de los datos, su software de mantenimiento deberá calcular algunos de estos KPIs automáticamente para acompañar su desarrollo. 

 

Descubra más sobre este paso en nuestro artículo sobre medir la eficacia de su plan de mantenimiento.

5. Revisar y mejorar

¡Nada es perfecto! Antes de preparar el plan de mantenimiento preventivo para el año siguiente, debe revisar el último plan de mantenimiento, los KPIs, los informes y los puntos en los que no ha cumplido las expectativas. Considere lo que le ha ido mejor que en años anteriores y aquello en que ha fallado. Repase sus objetivos para el año siguiente, mejore su plan y reduzca los costes en mantenimiento correctivo año tras año.

 

Ahora que ya hemos explicado cómo crear un plan de mantenimiento preventivo en 5 pasos, solo le pedimos una cosa a cambio. ¡Haga que las reparaciones de emergencia dejen de ser la norma en su empresa en 2020!

 

¿Preparado para hacer un plan pero no tiene un software GMAO? ¡Hable con uno de nuetros especialistas!