Estamos acostumbrados a categorizar el mantenimiento en tres tipos principales – preventivo, correctivo y predictivo – pero la experiencia nos dice que hay varias tareas que no encajan perfectamente en ninguna de estas categorías.

 

Las tareas de failure finding, o la búsqueda de averías, son un buen ejemplo. Pero, ¿qué es esto del mantenimiento failure finding, al final? ¿Debería formar parte de su plan de mantenimiento? Si es así, ¿cuándo debería aplicarlo? ¿Es el universo infinito? Ya lo veremos.

 

Mantenimiento centrado en la fiabilidad y failure finding

 

A menudo, la búsqueda de averías forma parte de una estrategia de mantenimiento centrado en la fiabilidad. El objetivo de este tipo de mantenimiento es asegurar que el equipo esté disponible el mayor tiempo posible. ¿Pero qué pasa cuando no podemos asegurar que un equipo es fiable sólo a través de inspecciones de rutina? La respuesta es buscar activamente la avería, es decir, failure finding.

 

¿Qué son tareas failure finding?

 

Las tareas de failure finding son inspecciones que hacemos a un equipo en particular para descubrir defectos o fallas ocultos. Por lo tanto, no encajan dentro de un tipo específico de mantenimiento. En estos casos, el objetivo no es mantener un determinado activo, sino comprobar si todavía funciona. De este modo, también podemos llamarles «controles funcionales» (en inglés, functional checks).

Es importante subrayar este punto porque esto es lo que diferencia el failure finding del mantenimiento preventivo y predictivo. No tratamos de prevenir o predecir una avería, sino que la estamos buscando.

Por ejemplo, una avería en un generador eléctrico que se utiliza como reserva en un hospital o en un hotel nunca se detectará durante el funcionamiento normal del edificio. Si por casualidad el generador se rompe, y sin failure finding, sólo lo descubriremos cuando la luz falle… ¡Demasiado tarde! Lo mismo ocurre con las alarmas contra incendios o los detectores de humo, que sólo se activan en circunstancias específicas.

En resumen, las tareas de failure finding – o de búsqueda de averías – son necesarias para tener la máxima fiabilidad en los mecanismos de seguridad y de reserva. Estos son algunos de los sistemas que necesitan este tipo de detecciones y pruebas de forma regular:

 

  •  sistemas de alarma como alarmas de incendio, detectores de humo, detectores de presencia o alarmas y detectores de intrusión. 

 

  • sistemas y circuitos eléctricos, para probar la carga y la capacidad de corriente.

 

  • sistemas de alivio, como las válvulas de alivio de presión o las válvulas de control.

 

  • sistemas de mitigación para minimizar el efecto de posibles fallos, como los extintores de incendios.

 

  • sistemas de reserva, como generadores eléctricos de reserva o sistemas secundarios de calentamiento de agua.

 

  • sistemas de apagado, componentes que se activan automáticamente y apagan el equipo (por ejemplo, cuando se sobrecalienta) antes de dañar las piezas más costosas, como el motor.

 

  • sistemas de protección, como los sistemas de protección eléctrica, incluso contra rayos (pararrayos), sistemas de tierra o antisísmicos.

 

¿En qué situaciones se indica la búsqueda de averías o el mantenimiento failure finding?

 

Este tipo de mantenimiento se justifica cuando una avería no es evidente en circunstancias normales o no puede detectarse mediante las tareas rutinarias de mantenimiento preventivo. Además, las comprobaciones funcionales se justifican cuando:

 

  • no hay manera de prevenir la avería (y por lo tanto se excluye toda posibilidad de mantenimiento preventivo);

 

  • se pueden realizar pruebas y detecciones sin que ello implique ningún cambio en el funcionamiento normal del edificio;

 

  • el riesgo de una avería «oculta» en un sistema determinado es alto;

 

  • la probabilidad de que las pruebas causen una avería grave es muy baja; 

 

  • el coste de las tareas de failure finding es menor que el coste del mantenimiento correctivo.