Los equipos, máquinas, sistemas e instalaciones han evolucionado y han cambiado a lo largo de los tiempos, haciéndose cada vez más sofisticados, exigiendo una mejora continua en los procesos de mantenimiento y un trabajo más riguroso por parte del gestor de mantenimiento.

Aunque haya habido una evolución de los equipos e instalaciones, las necesidades de mantenimiento siguen siendo semejantes. Por esta razón, y entendiendo el mantenimiento como un conjunto de acciones técnicas que permiten regular el funcionamiento normal de esos mismos equipos, podemos dividirlo en tres grandes grupos: (1) el Mantenimiento Correctivo, conocido también por mantenimiento reactivo o “funcionar hasta estropearse”; (2) el Mantenimiento Preventivo, que es el mantenimiento regular realizado de acuerdo con calendarios definidos, independientemente de la condición del equipo; y (3) el Mantenimiento Predictivo, o mantenimiento con base en la condición, que se basa en la constante supervisión del equipo en funcionamiento y en la previsión de averías.

 

En este artículo, exploramos las ventajas y desventajas de cada uno de estos tipos de mantenimiento y comparamos cada uno de ellos con las alternativas.

 

Mantenimiento Correctivo

¿Qué es el Mantenimiento Correctivo?

Cuando avería un equipo, hay que repararlo (¡o sustituirlo!).

Este es el presupuesto del mantenimiento correctivo, también llamado mantenimiento reactivo. Por otras palabras, es la actividad técnica ejecutada después de producirse una avería y tiene como objetivo restaurar el activo a una condición en la que puede funcionar como deseado, ya sea debido a su reparación, ya sea debido a su sustitución.

 

Ventajas

Una vez que este planteamiento se caracteriza por acciones de mantenimiento después producirse una avería, es ideal para equipos de baja prioridad, sin los cuales las operaciones de la empresa pueden seguir funcionando normalmente.

Lo mismo se aplica a equipos de bajo valor, ya que el trabajo necesario para realizar su mantenimiento o supervisión constante puede resultar más caro que la reparación o sustitución en caso de avería. Un ejemplo sencillo sería una bombilla, que puede usarse hasta que se funda y debe, en ese momento, sustituirse.

Teniendo en cuenta que no hace falta mucha programación para este planteamiento, su coste de implementación es muy bajo, en comparación con las alternativas.

 

Desventajas

El problema viene cuando se confía en el mantenimiento correctivo para activos de prioridad media o alta. Una vez que no se realiza ningún tipo de acciones preventivas en una estrategia de Mantenimiento Correctivo, el tiempo de vida de los equipos terminará siendo más corto que con una de las estrategias alternativas.

Cuando aplicada a equipos de elevada prioridad o valor (¡no debe serlo!), conducirá a paradas inesperadas y, probablemente, elevados costes de reparación. 

 

Mantenimiento de Emergencia

No debemos, sin embargo, confundir mantenimiento correctivo con mantenimiento de emergencia, que ocurren en diferentes fases de una avería. Mientras el mantenimiento correctivo se realiza en un momento en que determinado daño físico o alteración en el funcionamiento normal del equipo es evidente (o sea, un fallo funcional), el mantenimiento de emergencia, a su vez, ocurre después de una avería total del equipo, que exija mantenimiento urgente (y tiene, normalmente, costes más elevados).

 

Mantenimiento Preventivo

¿Qué es el Mantenimiento Preventivo? 

El mantenimiento preventivo surge por oposición al mantenimiento correctivo. En lugar de esperar que se produzca la avería, este tipo de mantenimiento tiene como objetivo prevenir que eso ocurra.

El mantenimiento preventivo ocurre de modo cíclico y programado, independiente de la condición del activo y con el objetivo de evitar averías y minimizar las consecuencias de colapsos de equipos. La frecuencia es definida por el gestor de mantenimiento con base en una valoración de la vida útil del equipo y en las recomendaciones del fabricante. Ejemplos de acciones de mantenimiento preventivo incluyen revisiones periódicas, inspecciones, limpieza y lubricación de piezas.

 

Ventajas

Este tipo de mantenimiento es imprescindible en los equipos esenciales al funcionamiento normal de la empresa. Es más, cuanto mayor es el riesgo asociado a una determinada avería, mayor es la necesidad de mantenimiento preventivo para aumentar la vida útil del activo y reducir el downtime no planificado. Un ejemplo clásico son los ascensores o los montacargas – un fallo en el ascensor puede ser arriesgado si alguien se queda atrapado; la reparación es larga y un ascensor fuera de servicio siempre representa una gran molestia.

 

Desventajas

Una vez que no se basan en la condición real de los equipos, los planes de mantenimiento preventivo pueden, a veces, ser ineficientes y resultar en acciones de mantenimiento (incluyendo sustitución de piezas) innecesarias y que cuestan tiempo y dinero.

El efecto se agrava cuando un planteamiento preventivo es aplicado a activos de baja prioridad o bajo coste que podrían generar costes más bajos si solamente fueran reparados de manera reactiva.

 

Mantenimiento Preventivo x Mantenimiento Correctivo

Aun teniendo en cuenta el posible desperdicio del mantenimiento preventivo, estos costes tienden a ser bastante menores que los de la reparación del activo sólo después de producirse un fallo funcional. Las estrategias centradas en el mantenimiento preventivo representan un ahorro respecto al mantenimiento correctivo.  Algunas valoraciones apuntan a un ahorro de entre 40 a 60% anualmente cuando el mantenimiento preventivo es el elemento central.

 

Mantenimiento Preventivo x Mantenimiento Centrado en la  Confiabilidad

Aunque existe una cierta tendencia para confundir el mantenimiento centrado en la confiabilidad con simple mantenimiento preventivo, no son lo mismo. En resumen, el objetivo del mantenimiento centrado en la confiabilidad es aumentar la disponibilidad de los activos. Obviamente, esto exige una inversión en el mantenimiento preventivo, pero no solo. Hay varios tipos de mantenimiento que encajan en una estrategia centrada en la confiabilidad, incluyendo el mantenimiento predictivo, del que trataremos más adelante. Por lo tanto, aunque el mantenimiento preventivo y el mantenimiento centrado en la confiabilidad coincidan, no se sobreponen totalmente, ni deben usarse como sinónimos.

 

Mantenimiento Predictivo

¿Qué es el mantenimiento predictivo?

De todos los tipos de mantenimiento, este es el más reciente y el que requiere más inversión a nivel tecnológico. El objetivo del mantenimiento predictivo es prever cuándo es que una avería está a punto de producirse. Cuando se detectan ciertas condiciones indeseables, se programa una reparación antes de la ocurrencia, antes de que el equipo, efectivamente, se averíe, eliminando, de este modo, la necesidad de mantenimiento correctivo oneroso o mantenimiento preventivo innecesario. Se basa en la condición física y operativa de los equipos a través de la supervisión regular y pruebas de la condición y rendimiento de los equipos, usando técnicas avanzadas como análisis de vibración, análisis de aceite, acústico, pruebas de infrarrojos o imagen térmica. 

 

Ventajas

Este planteamiento se basa en la condición física u operativa de los activos en el momento del mantenimiento, en lugar de basarse en estadísticas y calendarios definidos previamente. Intenta detectar el fallo en su fase todavía oculta, antes de que haya cualquier tipo de señal visible, y en su fase potencial. Así, el mantenimiento efectuado será más informado, necesario y oportuno, una vez que el equipo solo se someterá a mantenimiento cuando una avería es prevista, lo que bajará los costes y el tiempo de mano de obra invertidos en el mantenimiento.

 

Desventajas

La necesidad de invertir en equipos de supervisión específicos, bien como en la formación de personal para usarlos correctamente e interpretar los datos recogidos, hace la implementación de esta estrategia muy cara, y, por eso, no suele estar al alcance de la capacidad de pequeñas y medianas empresas. Por esta razón, no es un planteamiento rentable para activos que no sean esenciales al funcionamiento adecuado de sus operaciones.

 

Mantenimiento Predictivo vs. Mantenimiento Preventivo

A pesar de la inversión elevada, el mantenimiento predictivo puede representar grandes ahorros a largo plazo. El mantenimiento predictivo es más eficaz detectando posibles averías que el mantenimiento preventivo y es más incisivo con relación a las acciones realmente necesarias.

Entienda mejor esta diferencia en nuestro artículo comparativo de estos dos tipos de mantenimiento.

 

Mantenimiento Predictivo vs. Mantenimiento Basado en Condición  

Muchas fuentes definen el mantenimiento predictivo como un mantenimiento basado en condición. Aunque sea una confusión comprensible – al fin y al cabo, el mantenimiento predictivo también evalúa la condición de cada equipo – creemos que es importante hacer esta distinción.

El mantenimiento basado en condición se centra en análisis y parámetros bien definidos. Por ejemplo, si tras una inspección visual detectamos algo de anormal, se hace una intervención. Si el output del equipo ha bajado, entonces ha habido una alteración clara en el estado del equipo y debemos realizar el mantenimiento. Pero el mantenimiento predictivo va un poco más lejos, al tratar de detectar los fallos en una fase aún más prematura.

 

¿Qué tipos de mantenimiento debe incluir en su estrategia?

Esta es la pregunta del millón. Desafortunadamente, no hay una receta infalible que todas las empresas puedan seguir para obtener los mejores resultados, independiente del tipo de activos que tienen que gestionar. Pero ahora que ya conoce las ventajas y las desventajas de cada una, puede empezar a preparar el cóctel ideal para usted. En nuestra opinión, la mejor estrategia es tener un plan que incorpore los diferentes tipos de mantenimiento, según lo que sea más apropiado para cada tipo de equipo, de acuerdo con su valor y prioridad y teniendo en cuenta las posibilidades de inversión de su empresa.

Los sistemas de Gestión de Mantenimiento Asistida por Ordenador (GMAO) como Infraspeak existen precisamente para ayudarlo a definir, ejecutar y supervisar su estrategia de mantenimiento. Si tiene dudas sobre si debe invertir en este tipo de sistema, lea nuestro artículo sobre 5 señales de que debe invertir en un GMAOcómo puede un GMAO ayudarlo a ahorrar dinero, o cómo elegir el mejor GMAO para su equipo.