Ha llegado de nuevo ese momento del año… ¡nuestro resumen anual de lo que viene ahí!

 
Tras un año de enormes retos y de adaptación a una “nueva normalidad”, nuestro equipo se ha reunido de nuevo para predecir las principales tendencias y retos del Facility Management en 2023.

 
¿Volveremos a la normalidad después de COVID-19? ¿O deberían los facility managers invertir en soluciones a largo plazo, en lugar de “arreglárselas” como el año pasado? 
 

La capacitación es la nueva contratación

No había habido una crisis de escasez de mano de obra como la actual desde las dos guerras mundiales. En cierto modo fue la tormenta perfecta: el rápido envejecimiento de la población occidental, la popularización del trabajo a distancia y la jubilación anticipada por COVID-19 y tendencias emergentes como el “quiet quitting” pusieron de rodillas al mercado laboral.

 

Según un, la escasez de mano de obra está costando a las empresas una buena cantidad de dinero en aumento de sueldos y salarios, así como en interrupciones de la cadena de suministro. Más empresas que nunca están preocupadas por el tema y lo mencionan en encuestas y conferencias de líderes.

 

Si no quieres pagar de más incluso antes de saber si un nuevo empleado es el adecuado, la respuesta es sencilla: capacita o reconvierte a tus equipos actuales. Piénsalo un segundo: en una época en la que los empleados quieren sentirse valorados y son cada vez más exigentes, ¿qué mejor que formar a tu equipo actual para que aporte valor añadido y supla una necesidad?

 

En caso de duda, busca en el interior de tu equipo a quienes ya conoces y en quienes ya confías. Habilítalos, potencia sus carreras y aumenta los niveles de bienestar y productividad dentro de tu empresa.

 

La gestión inteligente de la cadena de suministro será fundamental

La gestión de los suministros es cada día más importante. La pandemia y la guerra de Ucrania provocaron un aumento espectacular de los precios de los materiales y suministros. El mantenimiento se ha encarecido, sobre todo si tenemos en cuenta la escasez de mano de obra y la inflación.

 

Colabora con los proveedores, considéralos tus socios y libera todo el potencial de colaboración en la nueva era de las relaciones “business-to-business”. La gestión de suministros y las cadenas de suministro ya no son un juego de suma cero: ambas partes ganarán o perderán al mismo tiempo si no se centran en la colaboración, la innovación y la transparencia. 

 

Puede que sea un tópico recuperar el lema “haz el amor y no la guerra” popularizado en los años 70, pero algún tipo de iteración evolucionada de la frase debería convertirse en un elemento básico de tus negociaciones con otras empresas. 

 

Flexibilidad, diversidad e inclusión

Ya no son sólo palabras de moda. ¿Recuerdas cuando todo el mundo decía que los consumidores del futuro exigirían que las empresas y las instalaciones fueran más diversas e inclusivas? Pues bien, noticia de última hora: esos consumidores del futuro han crecido y son una parte importante del mercado en estos momentos.

 

Los facility managers tendrán que tener en cuenta elementos como el lenguaje inclusivo en sus espacios, acoger la diversidad de creencias y orientación sexual e incluso ir más allá, como diseñar y gestionar baños de género neutro.

 

¿Parece descabellado pensar que todo esto se demandará en 2023? Adáptate más rápido y gana ventaja sobre la competencia o evita una transición accidentada hacia el cumplimiento de las normativas cuando muchos de estos temas se conviertan en la norma en un futuro próximo. 

Trabajo híbrido y uso del espacio

Es justo decir que ya no somos los mismos después de la pandemia de COVID-19. Las jornadas laborales probablemente nunca volverán a ser lo que eran, y todos los indicios apuntan hacia el trabajo híbrido. Los trabajadores acudirán al trabajo unas pocas veces a la semana y trabajarán a distancia el resto del tiempo. Como la gente dejará de ir a trabajar todos los días, las empresas necesitarán menos espacio de oficina y puede que adopten una política de “hot-desk”.

 
De hecho, los trabajadores no son los únicos que pueden beneficiarse de estos cambios. Un informe reciente de Deloitte señala que la reducción de la huella inmobiliaria tiene varias ventajas, como la reducción de los gastos de desplazamiento, el consumo de energía y la huella de carbono. Sin embargo, optimizar estos espacios de trabajo limitados es todo un reto para los Facility Managers. Sólo hay una solución: controlar cómo se utiliza el espacio.

 
Esto nos lleva a una nueva tendencia: el conocimiento de la ubicación y la tecnología de sensores. Los sensores, que deberían pasar desapercibidos, pueden utilizarse para controlar la ocupación, la temperatura y humedad de las salas, etc. Esos datos permiten a los gestores de las instalaciones ajustarse al uso real del espacio, optimizarlo y proporcionar confort en todo momento.

 

Servicios digitales para el lugar de trabajo

Los datos de los sensores pueden recogerse directamente en el sistema de gestión de edificios o en el software de facility management. Pero esta no es la única tendencia digital a la que tendrán que enfrentarse los Facility Managers. La experiencia del usuario es la mayor tendencia de la última década, y el FM y el Mantenimiento centrados en el ser humano crecerán aún más con la Industria 5.0. La pregunta es: ¿cómo ofrecer una gran experiencia en lugares de trabajo híbridos?

 
En primer lugar, recomendamos integrar el software de facility management con otras herramientas o apps que la empresa utilice habitualmente. Por ejemplo, integra tu software de FM con apps para reservar salas de conferencias o reuniones, utiliza herramientas de comunicación para recibir comentarios, etc. También deberías agilizar las solicitudes de servicio (por ejemplo, informes sobre impresoras, máquinas de café averiadas y otros equipos comunes).

 

Sostenibilidad y eficiencia de los edificios

Otro tema candente para 2023 es la sostenibilidad. La pandemia de COVID-19 puso en evidencia cuánta contaminación generan otras actividades cotidianas. Esto llevó a varias organizaciones, entre ellas la OCDE, a reclamar una “recuperación sostenible tras el COVID”. Pero, para los facility managers, la sostenibilidad esconde varios retos: operaciones sin papel, eficiencia de los edificios y mejor gestión de los residuos.

 
La buena noticia es que los sensores también ayudan en esta tarea. Los datos de los sensores pueden utilizarse para optimizar las operaciones y ahorrar costes: por ejemplo, detectan cuándo y dónde se desperdicia más energía. Pero también puedes utilizar sensores de movimiento para encender y apagar las luces, que es una de las formas más sencillas de ahorrar energía y electricidad. 

 

Pero, por supuesto, el ahorro basado en la optimización y el mantenimiento adecuado sólo llega hasta cierto punto. Si los informes muestran que no hay nada más que se pueda recortar sin comprometer el confort, es hora de comparar el consumo energético del edificio. Entonces podrás utilizar esos datos e informes para justificar la modernización de la envolvente térmica del edificio y mejorar su aislamiento.

 

Mantenimiento proactivo 

Las ventajas del mantenimiento proactivo (preventivo o predictivo) son evidentes. No hay otra forma de resolver los problemas antes de que los clientes se den cuenta de ellos. Pero es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Por increíble que parezca, el mantenimiento proactivo puede ser finalmente un subproducto de todas las tendencias que hemos visto hasta ahora. Si los facility managers se rinden ante las últimas tecnologías y empiezan a recopilar datos, podrán lograr algún tipo de previsibilidad.

 
Una vez conseguida esa previsibilidad, tu plan de mantenimiento puede ser más proactivo e incluso más incisivo. Hay menos exceso de mantenimiento y menos reparaciones. Como hemos hablado recientemente con Cláudio Celino, ingeniero especializado en mantenimiento de edificios, hay que utilizar los datos y el software para “estabilizar por fin la cantidad de mantenimiento preventivo” y “reducir el número de reparaciones” al mismo tiempo.

 
Sin embargo, esas no son las únicas ventajas. Las empresas aún se están recuperando de la crisis económica provocada por COVID-19. Y, como todos sabemos, en tiempos de crisis, el facility management puede ser uno de los primeros departamentos en sufrir un recorte de presupuesto. Eso significa que es más importante que nunca tener previsibilidad y averiguar qué tareas de mantenimiento pueden aplazarse hasta que el presupuesto lo permita.

 
Se mire por donde se mire, parece que la clave está en los “datos”. Es lo que permite a los gestores ajustarse al trabajo híbrido y optimizar los recursos o, en palabras más de gestión, reducir costes. Puede que los cambios operativos empezaran por necesidad durante la pandemia de COVID-19, pero parece que la mayoría de ellos han llegado para quedarse. Un último consejo: ¡asegúrate de prepararte para 2023 con la tecnología adecuada!

 

 

[Ebook gratis] A Distancia y Automatizado: ¿Cómo será el futuro de FM?

¿A qué desafíos se enfrentará el Facility Management en 2023? ¿Podría llegar a ser completamente remoto? ¿Se automatizará y nos sacará a todos de nuestros trabajos? Nuestro nuevo ebook cubre todo sobre el futuro del FM. Descarga el tuyo y descubre cuál es el pronóstico para el futuro de FM.

 

Puedes descargarlo aquí.

¿Cómo será el futuro de FM? (Ebook)