Building Management System (BMS) significa, literalmente, sistema de gestión de edificios. Estos sistemas gestionan y controlan todos los sistemas del edificio, incluidos el sistema eléctrico, el sistema de climatización, la producción de energía renovable y los contadores de electricidad y gas.

¿Qué es un integrated building management system (iBMS)?

 

Más recientemente, han surgido los sistemas integrados de gestión de edificios, o integrated building management system (iBMS). Al igual que sus predecesores, permiten centralizar todos los sistemas del edificio, pero amplían esta integración a todo el entorno del mismo. Por ello, también incluyen sistemas de control de accesos, videovigilancia y protección contra incendios, entre otros.

 

Al centralizar todos los sistemas, tanto un BMS como un iBMS facilitan la gestión del edificio y se convierten en un único punto de control para todo el edificio. Por eso los nuevos edificios ya se construyen con un sistema de automatización y control de edificios («building automation control systems», otra denominación) y, a partir de 2025, serán obligatorios en toda la Unión Europea.

 

⚠️  ¿Es obligatorio tener un sistema de gestión de edificios?

Hasta 2025, los sistemas SACE (Sistemas de Automatización y Control de Edificios, que permiten controlar y monitorizar todas las instalaciones, pero de forma descentralizada) serán obligatorios en toda la Unión Europea para los edificios con una potencia nominal de entre 100 y 290 kW. Por encima de 290 kW, es obligatorio disponer de un Sistema de Gestión de Edificios. Infórmate sobre el nuevo decreto.

 

Como mínimo, el sistema de gestión del edificio debe monitorizar:

 

  • medición de energía eléctrica por sistema de climatización;
  • medición individual de la energía procedente de la producción renovable;
  • medición individual de los equipos con una potencia superior a 12 kW;
  • medición individual de la energía térmica o eléctrica para calcular el rendimiento de las unidades generadoras con una potencia nominal superior a 70 kW
  • medición individual del consumo de combustible para cada equipo de generación con una potencia superior a 100 kW
  • medición de contadores para desglosar la energía asociada a cada una de las diferentes funciones, como el calentamiento del agua caliente sanitaria o el calentamiento del agua de las piscinas;
  • medición general del sistema de iluminación y de climatización, por fuente de energía;
  • medición general de energía eléctrica, térmica o de otros tipos.

 

En el caso de los sistemas de gestión de edificios, debe haber además una función para crear un archivo de los últimos 6 años de registros, así como información sobre la temperatura, la concentración de CO2, entre otros.

 

¿Cuáles son las ventajas de utilizar un BMS?

 

Para empezar, el uso correcto de un BMS reduce el consumo de energía en un 30%. Sin embargo, la reducción del consumo y el gasto de energía no son las únicas ventajas de utilizar un sistema de gestión de edificios. La tecnología de gestión de edificios también nos permite aumentar la comodidad de los ocupantes, reducir la huella de carbono y aumentar la eficiencia técnica.

 

  • Ahorro de energía

Un edificio sin sistema de gestión de edificios consume entre un 10 y un 30% más de energía que un edificio similar con un sistema de gestión de edificios.

  • Mayor comodidad

La automatización de la gestión de edificios permite controlar mejor la temperatura ambiente y otros indicadores de la calidad del aire en tiempo real.

  • Gestión de infraestructuras

Centralizar toda la información permite gestionar y monitorizar mejor los activos, lo que reduce el mantenimiento correctivo.

  • Impacto medioambiental

Los edificios inteligentes son más sostenibles y eficientes que los convencionales. Así reduces el impacto medioambiental de tu empresa.
 

¿Cómo funcionan los sistemas de automatización de edificios?

 

Normalmente, los sistemas integrados de gestión de edificios (iBMS) o los sistemas de automatización de edificios (BAS) se dividen en 5 componentes que interactúan entre sí y forman el «sistema».

 

El primer componente son los puntos de recogida de información. Puede tratarse de sensores que midan la humedad, la temperatura, la luz y la ocupación de la habitación; detectores de fuego o monóxido de carbono; o contadores de energía. 

 

Esta información se transmite a los «controladores» – el cerebro de la operación. En función de la información que reciben, envían órdenes a todos los sistemas que están conectados, como el sistema de climatización, las bombillas, los purificadores de aire, etc. A continuación, los «módulos de salida» ejecutan las órdenes.

 

La comunicación entre todos los componentes se realiza mediante un lenguaje específico (protocolos de comunicación), como el protocolo BACnet. Por último, existe una interfaz desde la que todos los operadores y gestores pueden acceder a la información y realizar ajustes manualmente.

 

Ejemplos de gestión de edificios automatizada:

  • Climatización. Gracias a los sensores de IoT, los ajustes de la climatización pueden hacerse automáticamente para ahorrar energía y proporcionar la máxima comodidad.
  • Iluminación. Un sistema de automatización gestiona la iluminación del edificio en función de la ocupación y de las horas de sol diarias. 
  • Seguridad. El sistema de automatización controla cuando la alarma está encendida o apagada, las cámaras de videovigilancia y el control de accesos. 
  • Purificación del aire. El sistema controla la ventilación en función de mediciones, lo que resulta más eficaz que el control humano. 

 

¿Qué importancia tienen los sistemas de gestión de edificios?

La automatización de los sistemas de climatización y de la iluminación de los edificios puede reducir el consumo de energía de los mismos entre un 5 y un 30%, según el «Building Management System Market Forecast to 2023«. Además, la automatización de edificios permite ahorrar en mantenimiento preventivo. Así, aunque el coste medio de un sistema de gestión de edificios sigue siendo elevado, la inversión se recupera en sólo 3-8 años.
 
Sin embargo, el ahorro no es la única razón por la que un BMS, iBMS, BAS o sistema de gestión de edificios es importante para los facility managers, propietarios y usuarios de las instalaciones:

 

  • Un BMS permite a los facility managers comprender dónde y cómo están desperdiciando energía;
  • Un BMS ayuda a prolongar la vida útil de los activos, lo que mejora el retorno de la inversión para los propietarios;
  • En el caso de edificios muy complejos, como hospitales o refinerías, un BMS promueve unas condiciones de trabajo óptimas y ofrece una mayor seguridad.

 

¿Quieres integrar tu software de gestión de mantenimiento con la gestión de tu edificio? Programa una demostración con un consultor y comprende cómo se integra Infraspeak con tu sistema de gestión de edifícios.