¿Por dónde empezar una rutina de mantenimiento? Hemos elegido algunas herramientas de análisis de mantenimiento que pueden ayudarte en la gestión y en el control. ¡Ve a continuación!

 

Antes de realizar el mantenimiento propiamente dicho, deben tomarse muchas medidas para que el resultado se produzca como se espera. Una rutina de mantenimiento comienza mucho antes de que la ejecute el equipo. Todo procede de los análisis de mantenimiento, apoyados en una planificación organizada, y metodologías que permitan el desarrollo de soluciones desde una perspectiva constante.

 

Cuando hablamos de planificación del mantenimiento vale la pena recordar: no tiene sentido invertir en nuevas tecnologías si la empresa no apuesta por, incluso internamente, difundir la nueva mentalidad en torno al cuidado y la preservación de sus propios activos.

 

En este texto, hablaremos de las principales herramientas para el análisis de mantenimiento. De esta manera, al apostar por uno de estos caminos, tu empresa podrá lograr la tan deseada eficacia a la hora de ejecutar algún plan de mantenimiento. Mira abajo.

 

Herramientas para el análisis de mantenimiento

Hay varias opciones en el mercado. Pero en común, todas las alternativas que se centran en facilitar el análisis del mantenimiento también tienen como objetivo controlar los costes, organizar la agenda de trabajo de manera eficiente y asegurar que la empresa realiza toda su rutina de mantenimiento correctamente.

 

Creemos que el mantenimiento es una inversión y no un coste. Esto porque el deterioro del equipo y las malas condiciones de uso ocasionan tantos gastos como los que se invertirían en un plan de mantenimiento regular.

 

En un escenario tan competitivo, mantener el compliance – es decir, estar en conformidad – con las recientes innovaciones y tecnologías es un desafío. Pero empeñarse en que la empresa esté siempre al día con las novedades es una manera de mantenerla competitiva en el mercado, sin el riesgo de una caída vertiginosa de los beneficios.

 

Hay que reconocer: los fallos pueden ocurrir en cualquier momento, pero una máquina parada sólo trae pérdidas. Por eso, elaborar un plan de mantenimiento y tener buenas herramientas a tu disposición es un diferencial. Ve a continuación 5 opciones que pueden ayudar a tu empresa.

 

Ciclo PDCA

Como hemos dicho, antes de ejecutar hay que planificar. Esta herramienta permitirá a tu equipo organizar las ideas y dividir el trabajo en varias etapas para que todo salga bien y se logre el resultado final. La sigla PDCA se refiere al conjunto de prácticas necesarias para asegurar un buen resultado: plan – planear, do – hacer, check – comprobar la ejecución, y act – reaccionar según la evaluación del trabajo.

 

El enfoque comienza en la planificación y pasa por una primera fase de pruebas. Estos resultados son evaluados por el equipo para que, a partir de entonces, la solución se aplique definitivamente en la fase de acción.

 

5W2H

Le aseguramos que la sigla genera más confusión que la metodología involucrada.

 

¡Esta herramienta puede ayudar a tu empresa a organizar las tareas de mantenimiento con una lista de verificación muy funcional! Basta con seguir la secuencia de razonamiento lógico que propone. Estos son los pasos fundamentales:

  • What? (¿Qué?)
  • When (¿Cuándo?)
  • Who (¿Quién?)
  • Where (¿Dónde?)
  • Why (¿Por qué?)
  • How (¿Cómo?)
  • How much (¿Cuánto?)

Al responder a estas preguntas, se hace posible tener una visión amplia del problema.

 

TPM

La sigla, en inglés, se refiere al Mantenimiento Productivo Total. Se trata de una metodología creada para modificar progresivamente las técnicas adoptadas entonces por la empresa con el fin de aumentar el ciclo de producción de los equipos.

 

Entre otros beneficios, esta herramienta permite una rutina de mantenimiento autónoma, ya que los problemas aparecen simplificados, permitiendo que los operadores de producción realicen las reparaciones necesarias.

 

MCC

El Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad no es más que una estrategia para optimizar un programa de mantenimiento ya existente en la empresa – pero que cuando se ejecuta no funciona plenamente. Basándose en técnicas que tienenconfia en cuenta el aspecto económico, se optimizan las estrategias de mantenimiento para que se mantenga la productividad.

 

De acuerdo con este proceso, la tendencia es que cada activo de la empresa tenga un plan de mantenimiento específico.

 

Softwares de gestión y análisis de mantenimiento

Los softwares de gestión de mantenimiento – como GMAO y EAM (gestión de activos empresariales), ayudan a su personal a gestionar los activos en tiempo real. El objetivo es concentrar toda la información pertinente en una sola plataforma para facilitar la comunicación interna, permitir un control más estricto de las operaciones y tener un proceso de toma de decisiones más eficaz.

 

Infraspeak, por ejemplo, ofrece una solución especializada de gestión de mantenimiento que supervisa en tiempo real la etapa y el progreso de las tareas de mantenimiento que estaban en el ámbito de la operación anteriormente.

 

Además de seguir el progreso de las tareas, el software codifica los indicativos y crea informes en tiempo real. ¡Con sólo unos pocos clics es posible trazar todo el panorama del mantenimiento de su empresa! Ve más detalles aquí y solicita una demostración gratuita.