Cada vez que alguien te dice que “aprendas de tus errores”, probablemente sea lo último que quieras oír. Pero eso no hace que la expresión sea menos cierta. Siempre es posible convertir lo negativo en positivo, incluso cuando se ha experimentado el peor de los fracasos. Así que, aunque los fallos provoquen paradas, gastos pendientes y mucho dramatismo, aprende de las averías. Y no hemos sido nosotros que hemos llegado a esta conclusión. Este proceso se conoce en realidad como FRACAS, que significa Sistema de Notificación de Fallos, Análisis y Acciones Correctivas (del inglés Failure Reporting, Analysis and Corrective Action System).

¿Qué es el “FRACAS”?

FRACAS significa Sistema de Notificación de Fallos, Análisis y Acciones Correctivas. Como su nombre indica, consta de tres etapas:

⚙️ Notificación – identificar averías de los activos

⚙️ Análisis – aprender del historial de averías

⚙️ Corrección – tomar medidas para corregir las averías y evitar que se repitan

 

Antes de empezar: una nota sobre la fiabilidad de los datos

FRACAS se basa en datos precisos y completos. Si tus datos no son fiables, tus conclusiones no serán válidas. Por eso debemos tomarnos en serio la recopilación de la mayor cantidad posible de datos precisos. Sin embargo, la recogida de datos es un proceso en sí mismo. Una de las cosas que más comparten nuestros clientes con nosotros es que los técnicos a menudo se olvidan de archivar los informes, o se olvidan de los detalles de las reparaciones, porque o bien utilizan un sistema basado en el papel o sin una GMAO móvil.
 
Naturalmente, confiar en la memoria no produce datos muy precisos con los que trabajar. Por otro lado, si los técnicos están equipados con la tecnología adecuada, registrarán los detalles en el local, lo que aumenta significativamente la cantidad de datos que se pueden extraer del historial de activos y órdenes de trabajo. Con las etiquetas NFC de Infraspeak, los técnicos sólo tienen que acercar sus teléfonos a la etiqueta NFC para cronometrar el trabajo y cerrar una orden de trabajo. También hemos desarrollado una aplicación móvil para que puedan estar siempre conectados a la plataforma.
 
Ahora bien, esto no significa que tus datos sean 100% precisos. Los técnicos pueden olvidar acercar su teléfono a la etiqueta y cerrar la orden de trabajo. Es posible que registren el stock equivocado. Pero disminuye significativamente la cantidad de error humano, y te da un margen de error lo suficientemente pequeño para trabajar. Además, una plataforma de mantenimiento generará informes automáticos, lo que te ahorrará tiempo en el análisis de informes y datos. A continuación, se indican algunas medidas que puedes tomar para garantizar que todo el proceso sea intuitivo para todo el equipo y que los datos sean fáciles de registrar:
 

  • Asegúrate de que las órdenes de trabajo sean fáciles de rellenar y completar;
  • Sigue las averías que aún no se han cerrado para asegurarte de que no se trata de un error;
  • Mantén un contacto regular con los técnicos para saber qué información consideran innecesaria, en qué partes del proceso tienen más dificultades, etc;
  • A medida que pase el tiempo, revisa los procesos para eliminar la información que ya no es relevante (porque la has automatizado, por ejemplo), y para ver si hay algo más que debas empezar a solicitar. Elimina el “ruido” de las órdenes de trabajo;
  • Automatiza la recogida de datos con sensores de monitorización de la condición. Estos dispositivos pueden conectarse a tu plataforma de mantenimiento y puedes controlar los datos en tiempo real.

 

Cómo funciona FRACAS paso a paso

1. Análisis Modal de Fallos y Efectos (FMEA)

El primer paso de FRACAS es nuestro viejo amigo FMEA. Simplificando, toma el historial y los datos de rendimiento de los equipos para detectar fallos frecuentes. A continuación, enumera las causas de cada fallo (modos de fallo), el impacto que puede tener (efectos) y cómo tratar cada uno de ellos.

Ve aquí más información sobre el FMEA y cómo llevarlo a cabo paso a paso.

2. Creación de códigos de fallo

El segundo paso consiste en crear códigos de fallo. Los códigos de fallo son breves descripciones de lo que ha ocurrido (se ha disparado una alarma, ha habido un problema de rodamientos, un problema de calibración o, en cierto modo, los modos de fallo). El uso de los códigos de fallo ayuda a priorizar los fallos, pero también es muy útil para monitorizar los fallos por categoría. Ten cuidado de no tener una cantidad ilimitada de códigos, de lo contrario los técnicos podrían no tomarse el trabajo.

3. Análisis de órdenes de trabajo

De nuevo, se necesitan datos precisos para hacer un análisis válido. Comprueba qué fallos se producen con más frecuencia (utilizando los códigos de fallo), las notas de conclusión, las órdenes de trabajo que más tardan en resolverse, lo que está mejorando con el tiempo y lo que no. Las órdenes de trabajo deberían ser la primera y más fiable fuente de información sobre los fallos, aunque también puedes consultar a los técnicos y pedirles su opinión.

4. Análisis de la Causa Raíz

Pero… ¿No es el FMEA una herramienta de análisis de la causa raíz? Sí, tienes razón, pero es hora de mirar los fallos y preguntarse por qué se producen. Puedes hacer literalmente un análisis de los 5 porqués, utilizar un diagrama de espina de pescado, un FTA u otro tipo de análisis de la causa raíz. El objetivo es comprender el verdadero origen del problema para poder ajustar el mantenimiento preventivo y predictivo para detenerlo.

Descarga nuestra guía completa sobre el Análisis de Causa Raíz.

5. Ajuste de la Estrategia

FRACAS es un ciclo Kaizen, es decir, etapas que se repiten varias veces para intentar conseguir una mejora continua. Supervisa los resultados, los fallos de puesta en marcha, los costes de mantenimiento y las horas de mantenimiento por código de fallo, pide a los técnicos su opinión e implementa los cambios que puedan mejorar el rendimiento. Cuando decidas probar un nuevo procedimiento, asegúrate de empezar por algo pequeño, con una sola máquina o unos pocos equipos, en un ciclo PDCA.
 
Incluso después de haber evaluado los resultados, hay otras cosas que puedes hacer. Una de ellas es crear informes para hacer un seguimiento del impacto de los cambios que has implementado (por ejemplo, cuánto dinero has ahorrado, cómo está disminuyendo el downtime no planificado, etc.). El otro es la auditoría de datos. No los revises uno por uno, sino que comprueba si hay órdenes de trabajo raras, señales de alerta y comprueba que los técnicos registran todo correctamente.

 

Ha sido una aventura, pero creemos que tenemos mucho que aprender de nuestros errores. Perdón, de nuestros fallos. Recuerda: ¡siempre puedes contar con la plataforma inteligente de mantenimiento de Infraspeak para recoger mejores datos y convertirlos en sugerencias inteligentes!