La sigla MRO viene del inglés “Maintenance, Repair, and Operations”, o sea Mantenimiento, Reparación y Operaciones en español. Por lo tanto, el inventario de MRO incluye todas las piezas, herramientas y equipos que se necesitan a diario, desde guantes de protección hasta carretillas elevadoras.

 

Todo el inventario de MRO es esencial para hacer reparaciones, realizar tareas de mantenimiento programadas y garantizar el funcionamiento normal de las instalaciones. Sin embargo, la gestión de inventario no siempre se considera un punto estratégico para controlar los costes totales de mantenimiento.

 

A pesar de ello, la optimización del inventario de MRO te permite aumentar la productividad, reducir el downtime y agilizar las operaciones diarias. Todas estas ventajas contribuyen a reducir los costes de mantenimiento sin tener que eliminar tareas esenciales o despedir personal. Según algunos estudios, puedes incluso reducir los gastos entre un 5 y un 30%.

 

Conoce todas las ventajas de la optimización de tu inventario de MRO y cómo esto se refleja en tus costes totales de mantenimiento:

 

Elimina downtime innecesario

Las averías siempre conllevan gastos. Por eso, una forma de reducir los costes de mantenimiento es reducir al mínimo el downtime. Si tienes un inventario organizado, no necesitas dejar una tarea pendiente, esperando que lleguen las piezas adecuadas. Esto no sólo reduce el downtime, sino que evita otro desplazamiento al lugar de la avería (otro desperdicio) o incluso tener que pasar la información a un técnico cuando lleguen las piezas.

 

Evita el desperdicio de piezas

¿Sabías que los guantes de látex tienen un periodo de validez de tres años? ¿Y los guantes de nitrilo duran cinco? Si dejas algunos materiales almacenados durante demasiado tiempo, perderán sus cualidades. Por otro lado, a veces hay piezas que pueden deteriorarse por no estar almacenadas en las condiciones adecuadas. Por ello, gestionar mejor tu inventario de MRO te ayuda a controlar las fechas de caducidad y a evitar el desperdicio de las piezas que tienes en stock.

 

Mejora la previsión de compras

Saber exactamente lo que tienes disponible en el almacén elimina el overstocking (exceso de existencias). Pero otra gran ventaja de la organización del inventario de MRO es la prevención del understocking (la falta de existencias). Con el tiempo, los datos te permiten predecir tendencias (¿hay alguna época del año en la que las averías son más frecuentes, por ejemplo? ¿Qué piezas hay que encargar en función del MTBF?). De este modo, se planifican mejor las compras.

 

Optimiza la logística

Otra ventaja del control del inventario es que se puede asociar un coste a la pieza, saber dónde se encuentran las piezas necesarias para cada orden de trabajo, analizar la distancia que tienen que recorrer los técnicos para recoger las piezas o las herramientas y si las bills of materials son realistas. Después, puedes utilizar esos datos para optimizar la logística y aumentar la productividad. Además, con un registro centralizado, puedes confirmar en seguida las existencias y su ubicación.

 

Permite analizar los costes con inventario

A medida que vayas adquiriendo el control de tu inventario, podrás evaluar el rendimiento de los proveedores, estimar los plazos medios de entrega, ganar más tiempo para comparar precios y puedes afrontar mejor las interrupciones de la cadena de suministro. Puede que incluso descubras que puedes reducir el número de proveedores. Todo esto te permite gestionar mejor tus gastos con MRO y, con ello, reducir los costes de mantenimiento.

 

Pero, ¿mo optimizar tu inventario de MRO?

 

Los beneficios son indiscutibles. Ahora, lo único que queda es entender cómo puedes optimizar tu inventario de MRO. Aquí sólo te queda una solución: utilizar la tecnología en tu beneficio. En primer lugar, hay que centralizar el inventario para saber exactamente qué utiliza cada departamento. A continuación, hay que mantener la base de datos actualizada.

 

Paso 1: centralizar el inventario de MRO

Crea una base de datos de todos los materiales que utilizas para el mantenimiento, la reparación de equipos y las operaciones diarias. Es importante que el inventario abarque todos los departamentos e incluso incluya las «pequeñas cosas» que vas consumiendo sin darte cuenta. De esta manera, vas a:

 

  • evitar la compra de materiales duplicados (por ejemplo, materiales de limpieza o de protección individual);
  • saber qué piezas son similares o compatibles (para reducir el número de cosas que hay que encargar);
  • identificar los materiales que ya no son necesarios (porque son equipos poco utilizados o que van a ser sustituidos);
  • ahorrar tiempo en mensajes y llamadas telefónicas para saber si tienes una pieza concreta en stock o no;
  • controlar incluso las compras más pequeñas que no siempre se incluyen en el MRO (por ejemplo, detergentes, cartuchos de tinta, resmas de papel);
  • decidir si puedes concentrar más compras con un solo proveedor para obtener precios por cantidad.

 

Paso 2: mantener el inventario MRO al día

Por último, mantener el inventario al día es la mejor manera de organizar el MRO y conseguir reducir sustancialmente los costes de tu operación. Si asocias los materiales a cada orden de trabajo, deducirás automáticamente el inventario y podrás obtener un recuento actualizado de todo lo que necesitas. Otra forma de mantener el inventario al día es escanear cada pieza antes de sacarla del almacén. De ambas formas:
 

  • siempre sabes qué piezas están disponibles y dónde están almacenadas;
  • puedes conocer la vida útil de cada pieza o equipo;
  • puedes predecir las tendencias en función de los gastos diarios y los trabajos programados;
  • haces los pedidos de las existencias antes de llegar a niveles críticos;
  • evitas encargar piezas que todavía tienes en stock;
  • gestionas mejor todos los costes asociados al inventario.

 
Gestionar mejor el inventario de mantenimiento, reparación y operaciones (MRO) tiene muchas ventajas. No sólo se consigue un ahorro inmediato al prever mejor las compras y evitar los gastos innecesarios, sino que también se gana en productividad. Por lo tanto, la optimización de las existencias supone un ahorro directo e indirecto.

 

Si necesitas un software de gestión de mantenimiento que te permita gestionar mejor tu inventario, pide una demostración a uno de nuestros expertos.