MRO significa “Maintenance, Repair, and Overhaul” o Mantenimiento, Reparación y Revisión. El concepto fue desarrollado por el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos para los activos del Ejército y de la Fuerza Aérea. Sin embargo, fuera de la industria aeronáutica y aeroespacial, MRO casi siempre significa Mantenimiento, Reparación y Operaciones.

 

¿Qué es MRO?

MRO describe todas las acciones, mano de obra y materiales necesarios para mantener cada máquina en funcionamiento. Esto incluye todo, desde piezas de repuesto hasta herramientas para hacer pruebas, inspecciones, mediciones y reparaciones. En otras palabras, todo lo necesario para realizar tareas comunes de mantenimiento, reparación y para mantener todos los activos en funcionamiento. A modo de ejemplo, estos son algunos materiales que debes incluir en MRO:

 

  • piezas de repuesto para máquinas de producción, por ejemplo, bombas, correas y válvulas;
  • herramientas o equipos para reparaciones actuales o programadas;
  • consumibles, por ejemplo, lubricantes, aislantes, guantes, baterías, materiales de protección, papel;
  • materiales de seguridad, como extintores de incendios, detectores de monóxido de carbono.
     

¿Cuáles son los beneficios del MRO?

Crear una lista de todos los materiales que hemos mencionado arriba puede parecer un trabajo enorme, pero los beneficios son significativos:

 

  • menos costes de operación, porque sabes exactamente qué materiales necesitarás;
  • menor tiempo de respuesta y menos colas, ya que puedes gestionar mejor las existencias y el almacén;  
  • más productividad, debido a una mayor disponibilidad y mantenibilidad de las máquinas;
  • más satisfacción de los clientes, una consecuencia directa de todo lo anterior.

 

Sin embargo, el efecto MRO no se nota solo a nivel de productividad. El mayor triunfo es la estrategia conocida como «MRO Procurement«, que en español sería la gestión de existencias MRO o gestión y adquisición o abastecimiento de materiales MRO.

¿Qué es la gestión de materiales MRO?

En una fábrica o unidad de producción, podemos dividir los gastos en dos categorías: directos e indirectos. Los gastos directos se refieren a todas las adquisiciones destinadas directamente a la producción, la llamada «cadena de suministro». Los materiales que no se utilizan en el producto final, como las herramientas y las piezas para las tareas de mantenimiento, se consideran gastos indirectos.

 

Aunque no se utilizan directamente en el producto final, estos materiales son los que mantienen las máquinas en funcionamiento. Por eso, esta cadena de suministro indirecto – y que garantiza la disponibilidad de los activos – forma parte de una gestión eficiente. ¿Has entendido a dónde queremos llegar? Gestionar existencias y materiales para mantenimiento y reparaciones es mucho más fácil a través de MRO Procurement. En general, podemos dividir la gestión de materiales en cuatro grupos:

 

  • mantenimiento y reparación de la infraestructura, que incluye el mantenimiento de coberturas y de la climatización, arquitectura paisajística, sistema de iluminación, puertas y ventanas, eliminación de residuos, etc.
  • mantenimiento y reparación de máquinas de producción, que incluye el mantenimiento preventivo y predictivo, además del mantenimiento reactivo de sistemas mecánicos, electromecánicos y electrónicos.
  • equipos para la manipulación y el transporte de materiales, como el transporte de las materias primas a las líneas de producción, al almacén o al muelle de descarga.
  • herramientas y consumibles, incluyendo instrumentos manuales y de corte, pinzas, equipo de protección individual, adhesivos, lubricantes y materiales de limpieza.

 

¿Valdrán la pena para ti la gestión de materiales MRO y MRO?

¿Alguna vez te has preguntado «a dónde ha ido el dinero»? Eso te pasó porque probablemente solo consideras los gastos directos, descuidando los indirectos. El control de estos gastos operativos revelará los costes que estaban «escondidos». Por eso vale la pena implementar MRO en cualquier gran empresa.

 

La mayor parte de estos materiales de mantenimiento parecen pequeños gastos. El coste de un par de guantes, por ejemplo, parece completamente diluido en el precio del producto final. Pero todos los gastos se suman, y una gestión de materiales eficiente no descarta ningún gasto. Una gestión de materiales MRO es muy interesante, sobre todo si los distintos departamentos hacen pedidos de forma independiente.

 

El control de cada gasto, ya sea directo o indirecto, facilita la toma de decisiones, y también mejora la gestión de existencias y el almacenamiento del inventario. Recomendamos almacenar los materiales MRO en el mismo lugar para que los técnicos tengan acceso a todo lo que necesiten. Finalmente, la recopilación de toda la información en una sola plataforma facilita el control de todos los gastos relacionados con el mantenimiento y la reparación de los equipos.

 

Si quieres saber cómo Infraspeak puede ayudarte a tomar decisiones más inteligentes, ponte en contacto con uno de nuestros expertos y programa una demostración.