El verde es el color que mejor ve el ojo humano. Además, asociamos el verde a cosas tan positivas que incluso tiene un efecto relajante en nuestro cerebro. La Sociedad Americana de Psicología sugiere que las áreas verdes en las ciudades, los hospitales y los lugares de trabajo son estimulantes y aumentan nuestro bienestar físico y mental. Por lo tanto, no cabe duda de que el mantenimiento de estas áreas sólo puede crecer en el futuro.

 

Pero atraer a los consumidores con un entorno más relajante no es la única ventaja de prestar atención al exterior. Las áreas verdes también aumentan el valor de la propiedad, aumentan la productividad de los trabajadores en un 20% y reducen la huella ecológica de las empresas. Dadas estas ventajas, el mantenimiento de las áreas verdes es importante en infraestructuras como:

  • hoteles;
  • centros comerciales;
  • edificios de oficinas;
  • complejos deportivos;
  • condominios privados; 
  • escuelas y campus universitarios. 

 

¿Qué es la gestión del espacio exterior y el mantenimiento de áreas verdes?

El mantenimiento de los espacios exteriores incluye no sólo las áreas verdes, sino también toda la infraestructura alrededor: caminos, puertas, rampas de acceso, iluminación, bancos, pérgolas, mesas de comedor, fuentes de agua para beber, sistemas de riego, fuentes y estanques artificiales, entre otros. Es más, a largo plazo, el mantenimiento de estas infraestructuras es esencial para que el jardín siga siendo fiel al proyecto original.

 

Aunque los jardines necesitan un mantenimiento regular para seguir siendo frondosos, las plantas y los arbustos crecen y se quedan más bonitos con el paso del tiempo. Por otra parte, las infraestructuras se degradan y pierden belleza y funcionalidad. Con el problema, claro, de que son difíciles de remodelar sin destruir parte del jardín que ha tardado tantos años en construir.

 

Por esta razón, la gestión de los espacios exteriores incluye:

 

Mantenimiento de jardines.

El mantenimiento de jardines incluye tareas como cortar el césped, podar las copas de los árboles, recortar los setos y arbustos, cuidar los jardines ornamentales, eliminar las malas hierbas, regar el suelo, abonar, controlar las plagas, limpiar las hojas y la basura, podar los árboles con riesgo de caída, retirar la nieve y el granizo.

 

Mantenimiento de equipos electromecánicos.

El mantenimiento de puertas eléctricas, aspersores y microaspersores de riego, sensores, iluminación, alarmas, sistemas de recirculación de agua en fuentes ornamentales o estanques artificiales y análisis de agua. Ocasionalmente, también puede incluir la reparación de vehículos utilitarios (por ejemplo, carros de golf), minitractores cortacésped, podaderas y cortasetos eléctricos.

 

Mantenimiento de otras áreas al aire libre.

En muchos casos, hay que hacer el mantenimiento de otras áreas al aire libre, como campos de juego, parques infantiles, zonas para comer, porches, aparcamientos y estructuras de acceso. Este tipo de mantenimiento requiere un tercer grupo de profesionales – además de los jardineros y los técnicos electromecánicos – que debe definirse en función de las características del espacio.

 

Mantenimiento de áreas verdes: ¿cómo ahorrar agua?

El mantenimiento de los espacios verdes también incide en uno de los problemas más críticos de los últimos años, el consumo exagerado de agua. Ya sea por motivos medioambientales, por las sequías o simplemente por el aumento de los costes, hay muchas razones para ahorrar agua. Teniendo esto en cuenta, dejamos aquí 5 sugerencias para los facility managers que necesitan controlar el consumo de agua en los jardines:

 

Instalar sistemas de riego por goteo.

Los sistemas de riego por goteo permiten ahorrar entre un 40 y un 70% de agua con respecto a otros sistemas de riego. En este tipo de sistema, el caudal de agua se calcula en función del tipo de planta o cultivo. Además, como el agua está más cerca del suelo, hay menos evaporación y mantiene la planta hidratada durante más tiempo.

 

Controlar el horario del riego automático.

Cuando el riego por goteo no es una opción (campos de fútbol o de golf, por ejemplo), una de las cosas que los responsables de mantenimiento pueden hacer para ahorrar agua es ajustar el horario de riego automático. Elige regar en las horas más frescas, sobre todo a primera hora del día; al final del día, aunque también se evita la evaporación, se corre el riesgo de «inundar» las raíces durante la noche.

 

Mantener el suelo hidratado.

Mejorar la calidad de los nutrientes del suelo lo mantendrá hidratado durante más tiempo. Afortunadamente, existen compostadores y máquinas de compostaje acelerado que los hoteles y centros comerciales, por ejemplo, pueden utilizar para producir compost a partir de cáscaras y restos de comida. No sólo es sostenible y zero waste, sino que también ahorra costes de jardinería.

 

Aprovechar el agua de la lluvia.

Otra solución cada vez más popular en la gestión de edificios es aprovechar el agua de la lluvia para regar las zonas ajardinadas.

 

Implementar un sistema de Riego Inteligente (SRI).

Los SRI (que son compatibles con los sistemas de aspersores y riego por goteo) tienen una serie de sensores que se conectan a una plataforma de gestión. Se puede controlar el sistema a distancia y reprogramar el riego en función de la información recogida por cada sensor. Muchos de estos sistemas son compatibles con sensores de suelo y sensores de lluvia que interrumpen el riego cuando llueve, por ejemplo.

 

Además de estas soluciones técnicas para ahorrar agua, hay otras medidas de arquitectura paisajista que pueden facilitar el mantenimiento del jardín.

 

Agrupar las plantas según sus necesidades de riego.

Agrupando las plantas según el tipo de clima y suelo que necesitan, puedes crear diferentes zonas de riego y optimizar el consumo de agua.

 

Elegir plantas adaptadas al clima y especies más resistentes.

El mantenimiento de los espacios verdes es más fácil cuando se eligen plantas autóctonas. En zonas con sequías frecuentes, elige especies resistentes al calor que necesiten poca agua.

 

Utilizar un mantillo seco.

Cubrir el suelo con un mantillo seco (como piedras decorativas o corteza seca) evita la evaporación del agua.

 

Mantenimiento de áreas verdes: control ecológico de plagas y aves

Otra de las preocupaciones de quienes cuidan las áreas verdes es el control de las plagas, como los hongos, los pulgones y otros insectos. Es una cuestión no sólo de comodidad, sino también de salud y sostenibilidad. Aquí tienes algunas sugerencias de mantenimiento para mejorar este punto:

 

Buscar alternativas a los productos químicos.

El uso de pesticidas en espacios públicos está prohibido desde 2017. Sin embargo, los productos químicos para el control de plagas siguen siendo habituales. Busca recetas caseras o métodos de agricultura ecológica (por ejemplo, plantar especies que repelen los insectos o utilizar barreras, entre otros) para evitar los insecticidas y fungicidas. En caso de que no haya alternativa, opta por fitofármacos de bajo riesgo.

 

Preparar la aplicación de los tratamientos.

Si vas a aplicar un tratamiento para controlar las plagas en formato de aerosol, elige (en la medida de lo posible) los días en los que la zona esté menos utilizada. Los técnicos o jardineros que apliquen el producto deben tener el equipo de protección adecuado, incluyendo guantes, mascarilla, gafas o visera.

 

Controlar las aves con métodos no agresivos.

En las zonas en las que los pájaros anidan y se convierten en un problema, no hay que recurrir inmediatamente a métodos agresivos como los pinchos antipalomas o las bandas electrificadas, por ejemplo. Prueba ahuyentar a los pájaros con materiales metálicos o con repelentes sónicos (que utilizan frecuencias no perceptibles para nosotros).

 

Si gestionas un edificio con una zona exterior y jardines, no subestimes la importancia del mantenimiento de las áreas verdes. Con el cuidado adecuado, es posible ofrecer una experiencia agradable a los consumidores sin derrochar agua ni agredir el medio ambiente.