No es que no nos preocupáramos por la limpieza antes de COVID-19. Pero es justo decir que ahora está en la mente de todos. En los últimos dos años, los limpiadores se han convertido en trabajadores esenciales y, al igual que muchas empresas se enfrentaron a una crisis sin precedentes, las empresas de limpieza experimentaron una demanda inigualable. Pero, ¿cómo les ayudan las nuevas tecnologías a hacer frente a esta mayor demanda?

 

La limpieza ya no es un servicio «menor» o «invisible”

Paul Ashton es miembro de la junta directiva de la Cleaning & Support Services Association (CSSA) y director general de Birkin Cleaning Group. Como Presidente de Tecnología e Innovación de CSSA, su objetivo es ayudar a las empresas de limpieza a crecer y «seguir avanzando en este clima». La tecnología y la innovación tienen una «influencia positiva en el cumplimiento y la fiabilidad», y proporcionan soluciones en estos tiempos difíciles. 

Paul aboga abiertamente por el cambio y cree que estamos en un momento en el que la limpieza puede ser realmente reconocida por lo que hace. A pesar de su papel esencial en todas las instalaciones, la limpieza suele estar infravalorada. Antes de la pandemia, y en cierta medida aún hoy, los limpiadores se sienten como trabajadores invisibles, considerados como inferiores por la sociedad y las organizaciones. El eslogan «no somos la suciedad que limpiamos» es bastante revelador.

«Tenemos un enorme papel que desempeñar dentro de la sociedad para que la economía vuelva a funcionar».

– Paul Ashton

«[Por ejemplo] Las escuelas están abiertas. Tenemos un papel diario que desempeñar, que es fundamental, y todavía hay cientos de edificios que necesitan ser limpiados cada día». Hay «una mayor demanda, impulso y expectativas» de los clientes, y la tecnología los ayuda a prestar ese servicio. Pero, para Paul, la pandemia no fue el punto de inflexión para utilizar más tecnología en los servicios de limpieza.

 

La tecnología proporciona sostenibilidad, resistencia y prosperidad

«Empezó antes de la pandemia. Parece que fue hace toda una vida, pero había una tendencia real en la que los clientes empezaban a preocuparse por el medio ambiente», reflexiona. Tanto los clientes como los usuarios finales se preguntan «¿qué estamos haciendo como líderes empresariales, como industria, para reducir nuestro impacto en el medio ambiente? ¿Qué estamos haciendo para reducir el consumo de agua, mejorar los envases, etc.?».

En Birkin Cleaning, experimentaron de primera mano el impacto de la tecnología y las prácticas innovadoras: «Hemos crecido un 150% en los últimos 4 años de forma orgánica gracias a la integración de la tecnología en el negocio», dice Paul. «No siempre ha sido fácil», reconoce, «pero cuando te tomas el tiempo necesario, merece la pena. Es un viaje, sí, pero es un viaje emocionante».

Una de estas tecnologías fue la cobótica. «Sin duda, para mí, una de las cosas que más me entusiasma es la cobótica. La cobótica no es nueva. Se lleva hablando de ella desde hace años, pero llega ahora a una nueva etapa. Algunos se preguntarán si son robóticos, y en gran medida lo son, pero los cobóticos tienen que ser vistos como ‘colegas'».

 

Cobótica es un neologismo formado por «colaborativo» y «robótica». Un ‘cobot’ es un robot que ha sido diseñado y construido para colaborar con los humanos.

Con un cobot de limpieza, por ejemplo, los empleados pulsan un botón y el robot hará las tareas más repetitivas, como limpiar los suelos o pasar la aspiradora, mientras los trabajadores pueden centrarse en tareas manuales o «de valor añadido». También se ha sugerido que estos robots podrían liberar a los limpiadores de labores peligrosas, como la limpieza de superficies infectadas. Pero, temiendo por sus puestos de trabajo, los trabajadores pueden tener problemas con estos argumentos.

Paul no descarta sus preocupaciones. «400 empleados son enormemente importantes para nosotros, así que no queremos desmotivarlos». La empresa decidió hacerles partícipes del proceso, y él compartió su propia experiencia: «Cuando haces que formen parte del equipo, y les haces partícipes, y les ayudas a ver los beneficios de cómo puede funcionar este cobot, los aceptan».

«Cobótica es otro nombre para un robot, pero en realidad es una mentalidad».

 

– Paul Ashton

Cobótica al rescate, pero con las personas en el centro

«No se trata de sustituir a los humanos, sino de apoyar al personal con piezas fiables de tecnología que funcionen, ofrezcan constantemente espacios limpios y, en última instancia, permitan al humano centrarse en los puntos de contacto». Pero si antes de la pandemia la cobótica era una ventaja, ha demostrado ser una fuerza de trabajo útil y fiable durante los confinamientos, cuando muchos empleados necesitaban autoaislarse. Esto hizo que Birkin fuera más resiliente.

«Sabemos que tenemos piezas de tecnología fiables que son capaces de limpiar grandes espacios día tras día, no necesitan autoaislarse, aparecen todos los días, son increíblemente fiables».

– Paul Ashton

Jamie Hall, Director de Ventas y Marketing de Birkin, dice que fue un factor de cambio. «Antes de COVID, [la cobótica] consistía en dar ese recurso al equipo, para asegurarse de que podían prestar atención a los detalles, cubrir algunas ausencias de corta duración, etc.». En cambio, «después de COVID es un elemento clave para ser más eficientes y aumentar esos elementos de saneamiento y limpieza en todo el edificio».

Además, debido a las circunstancias, Paul añade que el cliente espera una «limpieza mejorada». «Quieren saber al minuto, al segundo, quién está en el local, cuánto tiempo lleva allí, qué se está utilizando». La «prueba de limpieza», como ellos lo llaman, se convirtió en un requisito indispensable. Una vez más, la tecnología llegó para ayudarles a demostrar el cumplimiento de las normas y proporcionarles mayor confianza.

Mediante el uso de cobótica conectada a un software basado en la nube, los trabajadores de primera línea pueden «demostrar todo lo que está ocurriendo». De hecho, Jamie cree que esta tendencia continuará: «ahora que hemos probado el uso de datos y sensores como prueba gracias a la COVID, esta capacidad de proporcionar tranquilidad y confort sobre dónde y cómo se ha realizado la limpieza es increíblemente importante».

Sin embargo, la prueba de limpieza no fue la única preocupación de Birkin durante los momentos más difíciles de la pandemia. Como explica Jamie, el virus les empujó a estrechar lazos con sus socios y clientes. «Al trabajar con los clientes, necesitábamos entender dónde estaba el riesgo en términos de turnos, edificios, etc. Se trataba de asegurarnos de que ayudábamos a proteger a la gente de la COVID-19 y seguíamos manteniendo los estándares en todas las áreas».

También se pusieron en contacto con los proveedores para «buscar productos que fueran eficaces y que pudieran ser utilizados por nuestros equipos diarios». Jamie subraya que su empresa se compromete a ofrecer «la mejor relación calidad-precio» -lo que define como «comercialmente competitivo pero sin perjudicar los estándares de calidad»- y eso fue lo que siguieron buscando durante la pandemia.

Comercialmente viable – la cobótica se generalizará en los próximos años

En cuanto al precio de estas tecnologías, Paul considera que están evolucionando rápidamente y que serán más «comercialmente viables» en los próximos años. Anima a las empresas «pequeñas o grandes» a explorar estas opciones. «Hablad con los proveedores, tened la mente abierta e intentadlo. Cuanto antes se empiece a explorar, más preparadas serán las operaciones».

Jamie está de acuerdo. «Durante un tiempo se ha visto como un concepto, pero el obstáculo era el coste, o, en realidad, la inversión. Pero eso se ha reducido y es muy estimulante». Hay soluciones para los nuevos retos que se avecinan». También destaca que la cobótica tiene una relación coste-beneficio positiva, aumenta la productividad sin afectar al servicio y mejora la higiene.

 

«No seguirás siendo un proveedor de limpieza líder si no buscas, encuentras e identificas constantemente las novedades que llegan al mercado. Quieres tener un papel de pionero más que de seguidor».

– Jamie Hall

Como último consejo, Paul sugiere alejarse de los «sistemas cerrados que no se comunican entre sí. Hay que encontrar sistemas que interactúen entre sí y que, en última instancia, puedan asimilar los datos para ayudar a los líderes empresariales». Porque, al final, «cuanta más inteligencia, mejores decisiones se toman».

 

La cobótica de limpieza es un gran ejemplo de cómo la tecnología puede ayudar a las empresas a ser más sostenibles, más productivas y más resistentes sin comprometer la calidad de sus servicios, ni la cercanía a sus clientes. Si quieres saber más sobre cómo puede ser el futuro, no te olvides de consultar nuestra última guía con predicciones de expertos.

Mantenimiento y FM en 2022: reflexiones y previsiones de los expertos