El Tiempo Medio Entre Averías (MTBF, del inglés, Mean Time Between Failures) es, junto con el MTTR, uno de los principales indicadores de la disponibilidad de un equipo. El MTBF representa el promedio del tiempo que transcurre entre dos averías en un mismo equipo. Cuanto más elevado sea el MTBF, más fiable es el funcionamiento de la máquina en cuestión – o, por otras palabras, menor su downtime o tiempo de inactividad.

 

Cómo calcular el MTBF

El cálculo del MTBF se hace con base en la diferencia entre el tiempo total disponible y el tiempo perdido, dividiendo por el número de paradas. La fórmula se representa con la siguiente expresión:

 MTBF formula

En la que el tiempo disponible es el total de horas en las que la máquina podría haber estado operando, el tiempo perdido es el número de horas en las que estuvo parada y el número de paradas corresponde al número de averías. Imaginemos, por ejemplo, que un determinado equipo, que debería trabajar 24 horas al día, tiene tres paradas – una de 1 hora, otras de 2 y una de 30 minutos. 

 

24 horas sería el tiempo total disponible y el tiempo perdido es 3.5 (1+2+0.5). El MTBF será entonces: 

MTBF

¿Cómo se relaciona el MTBF con el MTTR?

Mientras que el MTBF mide la fiabilidad, el MTTR es un fuerte indicador de la eficacia de la reparación. O sea, juntos, nos permiten obtener una previsión de cuánto tiempo está indisponible un determinado sistema. El análisis del MTBF y del MTTR en conjunto permite también hacer previsiones sobre la producción que, obviamente, se reduce o para completamente durante las averías. Podemos también hacer previsiones acerca de los costes de mantenimiento y de las reparaciones a lo largo del año. 

 

Con base en todos estos indicadores, el gestor de operaciones técnicas puede entender cuáles son los equipos menos fiables – es decir, que necesitan más mantenimiento o incluso sustitución. El objetivo debe ser implementar políticas de mantenimiento preventivas y, por consiguiente, reducir el número de averías. Un MTBF más elevado dará más credibilidad y confianza a su empresa, tanto a nivel interno como con sus clientes. ¡Enhorabuena!

 

En cuanto al MTTR, el objetivo debe ser reducirlo. Reducir el MTTR pasa, por un lado, por el mantenimiento preventivo, para que el número de averías sea menor; por otro lado, hace falta, también, reducir el tiempo de reparación. Aquí, se trata de actuar rápidamente y preparar a su equipo – cuanto más rápido respondan a una avería, más rápido todo se solucionará.

Con un MTBF elevado y un MTTR bajo, su sistema estará trabajando en su máxima capacidad. En ese caso, siga con las buenas prácticas y no deje de invertir en mantenimiento preventivo.