El Mantenimiento Preventivo es esencial al buen funcionamiento de una infraestructura, pero su plena ejecución solo es posible mediante la elaboración de un Plan de Mantenimiento Preventivo (PMP) eficaz.

Un buen Plan de Mantenimiento Preventivo garantiza que los equipos tienen el acompañamiento necesario para que cumplan plenamente sus funciones y presenten menos averías. El Mantenimiento Preventivo también es responsable por alargar la vida útil de los activos, lo que trae beneficios como el ahorro de recursos naturales y energéticos y evita la necesidad de adquirir nuevos equipos.

La ejecución del Mantenimiento Preventivo es indispensable al gestor que quiera que sus operaciones transcurran tranquilamente, sin sobresaltos o sorpresas desagradables. Y es más sencillo de lo que se piensa.

¿Cómo elaborar un Plan de Mantenimiento Preventivo (PMP)?

El Plan de Mantenimiento Preventivo consiste en un documento creado anualmente por el Gestor de Mantenimiento, con el listado de los equipos y de los periodos en los que estos deben verificarse a lo largo del año: mensual, bimestral, semestral, anual o según sea necesario.

En el plan se describen todos los activos de la estructura, divididos por familias de equipos. Además del listado, el Plan de Mantenimiento puede presentar la lista de tareas asociadas a cada uno de los equipos, bien como sus mediciones y auditorías, si es el caso. También forman parte los periodos del año en que deben realizarse.

El objetivo de un Plan de Mantenimiento Preventivo es garantizar que todos los equipos listados estén debidamente revisados y sus mediciones realizadas, de modo a mantener el pleno funcionamiento y asegurar cuestiones de higiene y seguridad relacionadas con ellos.

Al final del año, el Plan de Mantenimiento Preventivo debidamente rellenado debe ser analizado por el gestor, de modo a contribuir en la elaboración del plan del año siguiente. Cada equipo, su rendimiento y las tareas relacionadas con éste deben evaluarse y medirse entonces las necesidades del año siguiente: ¿hace falta más tiempo para realizar esta tarea? Este equipo está consumiendo más que el año anterior, ¿es mejor sustituirlo? Cuestiones como éstas son fundamentales para que el gestor saque siempre el mejor provecho de su Plan de Mantenimiento Preventivo.

¿Cuáles son las etapas del Plan de Mantenimiento Preventivo (PMP)?

La elaboración de un Plan de Mantenimiento Preventivo empieza por el inventario de los equipos existentes dentro de un edificio. Separados por familias de equipos, deben ser listados y descritos.

Después, cada uno de ellos tiene su lista de tareas asociadas, que pueden formar parte o no del Plan de Mantenimiento. El gestor debe observar las mediciones a realizar con relación a cada equipo y de acuerdo con las especificaciones presentes en la ficha técnica. De acuerdo con las recomendaciones del fabricante y/o de las normas vigentes, el gestor de mantenimiento establece con qué frecuencia se harán las intervenciones en aquel activo.

Por ejemplo, un equipo de climatización puede tener su mantenimiento preventivo planeado de la siguiente manera:

Nombre del Edificio: Edificio 8
Año del PMP: 2018
Familia de Equipos: AVAC Rooftop

Lista de Tareas Planeadas:
Cada 12 Meses
Inspección – Detección y corrección de puntos de fuga de gas
Limpieza – Limpieza General

Cada mes
Inspección – Registro de datos
Inspección – Servicio de Inspección de Gases Fluorados

Después de introducidas las informaciones de este tipo para todos los equipos, la gestión de Mantenimiento tiene su PMP definido y listo para ser llevado a cabo.

Garantizar el cumplimiento de cada tarea es el reto siguiente del Gestor de Mantenimiento que tal como en la elaboración del Plan de Mantenimiento puede contar con la ayuda de Infraspeak para llevar a cabo esta rutina más sencilla, sin depender exclusivamente del Excel y tener más control sobre las operaciones.